lunes, 11 de noviembre de 2013

Un lavado de imagen de San Mames Barria cara a la Eurocopa 2020

San Mamés Barria confía en cerrar el conflicto en torno a las filtraciones de agua en el campo de cara a no perjudicar su candidatura para la Eurocopa de 2020

PAKO RUIZ



El nuevo San Mamés se ha convertido en el refugio del Athletic de Valverde, que se sostiene en la zona noble de la Liga BBVA gracias a su solvencia como local, donde ha sumado 17 de los 21 puntos posibles. Los números son contundentes. Sin embargo, San Mamés se ha convertido en noticia en las últimas fechas por sucesos extradeportivos. Es más, se ha rodeado de una inesperada polémica que ha salpicado a todos los agentes, desde el propio Athletic, pasando por la sociedad propietaria del campo y hasta Idom, la ingeniería encargada del proyecto de construcción.

El conflicto emergió el pasado día 2, con motivo del encuentro entre el Athletic y Real Sociedad, correspondiente a la Liga Norte de veteranos. Aquella tarde de sábado el cielo jugó una mala pasada. Se desató una intensa tromba de agua que desveló las supuestas carencias que ofrece la fachada de San Mamés, provocadas por las aberturas que asoman entre las lamas exteriores. Unas filtraciones que causaron anegaciones puntuales en el interior del campo, recogidas por aficionados en las redes sociales y que generaron un conflicto que San Mames Barria, la sociedad propietaria del campo, quiere finiquitar a lo largo de este semana.

La polémica ha bajado en intensidad durante las últimas horas. Sobre todo, porque el sábado reinó la tranquilidad pese a los picos de lluvia que se produjeron durante el encuentro que disputaron el Athletic y el Levante de Caparrós, que tuvo que ceder al empuje de los rojiblancos en el segundo acto. No se tuvieron noticias de esos focos acumulativos de agua que se detectaron una semana antes en la Tribuna Norte, especialmente porque, según reconoce el Athletic, funcionó el remedio provisional que activó Idom, con la instalación de unas chapas metálicas que ejercieron de cerramiento del punto desnudo en la fachada que ocasionó las pequeñas inundaciones.

Sin embargo, el mal no se ha erradicado en su totalidad. Tanto los socios de San Mames Barria -Athletic, Diputación Foral de Bizkaia, Gobierno vasco, BBK y Ayuntamiento de Bilbao- como Idom y la propia UTE adjudicatoria de la construcción del campo tienen previsto en las próximas fechas cerrar las heridas abiertas y centrarse en un trabajo de cocina puertas adentro que alivie las incomodidades que genera un campo aún en obras y cuya edificación total deberá esperar un año más. Se trata, según las fuentes consultadas, de "evitar más polémicas", de "no cruzarse comunicados que pueden acentuar el conflicto" y de "trabajar en la misma dirección".

ANTE LA UEFA No en vano, en el seno de San Mames Barria asoma la preocupación por el deterioro que se ha podido producir respecto al crédito del nuevo campo, que, en opinión de esta sociedad, "será una maravilla dentro de un año, cuando todo lo que ha pasado estos días se quedará en una mera anécdota". Mientras tanto, el Athletic y la sociedad propietaria se han marcado el objetivo de llevar a cabo un lavado de imagen, "porque muchas informaciones no han hecho más que ensuciar el ambiente", cuando a corto plazo la Federación Española de Fútbol (FEF) debe presentar las dos candidaturas, para las que pugna Bilbao, ante la UEFA para convertirse en una de las trece sedes en las que se disputará la Eurocopa de 2020.

Los socios de San Mames Barria entienden la necesidad de reconducir la situación, sobre todo por la importancia que la UEFA da a la imagen de cada candidatura. Y especialmente porque los próximos 12 y 13 de diciembre el máximo órgano europeo celebra en Bilbao, en reconocimiento a los 25 años de Ángel María Villar como presidente de la FEF, la próxima reunión de su Comité Ejecutivo, liderado por Michel Platini -máximo dirigente de la UEFA-, y que aprovecharán para realizar una visita in situ a las tripas de San Mamés. "Hay mucho en juego, aunque algunos no lo quieran ver", analizan en la sociedad propietaria del campo.

bilbao hotel accommodation

Fuente: DEIA