domingo, 25 de octubre de 2009

«El nuevo San Mamés no corre peligro»

Macua resalta que el Gobierno vasco «acepta» que la última palabra sobre la utilización del campo sea del Athletic


J. ORTIZ DE LAZCANO.-

Cuando las expectativas por el nuevo San Mamés eran más grandes, se ha abierto una virulenta batalla política a costa de la utilización y gestión de la nueva infraestructura que ha cogido a Fernando García Macua en mitad del fuego cruzado.

El presidente del Athletic quiere rebajar el grado de discusión a toda costa. Pero no le resultará fácil porque es un asunto que moviliza inmediatamente a las masas. Para empezar, doscientos compromisarios (a las asambleas suelen acudir alrededor de 600) han impuesto que se vote su petición de recordar al Gobierno vasco que el Athletic tendrá en exclusiva la gestión y explotación de San Mamés Barria. Macua asume que este asunto le puede añadir dificultades para sacar la asamblea de compromisarios de mañana, pero pide serenidad a la hora de abordar el asunto del estadio. «El nuevo San Mamés no está en peligro», sentencia.

-Entre el lunes y el miércoles se produce un movimiento que reúne la firma de 200 compromisarios para forzar que metan en el orden del día de la asamblea la petición al Gobierno vasco para que «la gestión y explotación de San Mamés Barria corresponda en exclusiva al Athletic». ¿Le sorprende la magnitud de este movimiento?
-No. Se debe a la sensibilidad que hay entre los compromisarios por este tema.

-¿Puede ser este movimiento el primer paso en público de un grupo opositor?
-No lo veo así. Insisto, creo que está únicamente relacionado con el campo.

-¿Teme que provoque una nueva derrota en la asamblea?
-No, porque son ámbitos distintos. De un lado está el cierre del ejercicio anterior y el presupuesto de éste. Y luego el asunto del campo. Quiero dejar muy clara una cosa: la junta se mueve en este tema en el marco del convenio de la creación de San Mamés Barria de marzo de 2007 y del acuerdo de la asamblea de finales de marzo de aquel mismo año. Allí se establece literalmente que el Athletic tendrá garantizado su uso en exclusiva del campo para el ejercicio de su actividad y que, además, San Mamés Barria, si hace una propuesta sobre el campo al Athletic, necesita el consentimiento del club. Es decir, tenemos las dos llaves en la mano. Este acuerdo marco se le ha entregado al Gobierno vasco.

-¿Lo ha aceptado?
-Lo aceptará cuando se incorpore a la sociedad.

-¿Cómo se tomó la amenaza del Gobierno vasco de retirarse del proyecto si no era de gestión pública?
-No lo entendí como una amenaza. En la carta que me enviaron desde la secretaría general de la Lehendakaritza hay un emplazamiento formal a hablar de los términos concretos de la incorporación del Gobierno al proyecto desde la base de lo que dialogamos con el lehendakari. El Gobierno vasco nos emplaza a conciliar esa incorporación en el marco de estos acuerdos.

-Es decir, el Gobierno aceptará que la última palabra sobre la utilización del estadio sea suya.
-Eso se dice en la nota del 18 de septiembre. Otra cosa es que haya un emplazamiento a negociar una serie de temas sobre la utilización. El planteamiento del Gobierno vasco encaja, a nuestro juicio, perfectamente dentro de los acuerdos adoptados en San Mamés Barria y en la asamblea. La propuesta de los compromisarios es bienintencionada en defensa de los intereses del Athletic, pero no está expuesta con meridiana claridad.

-¿Pedirá el voto en favor o en contra?
-Están en su derecho a incluir ese punto en el orden del día si cumplen los requisitos, y eso no es cuestionable. Lo que dice la propuesta ya está hecho: ya se han hecho saber tanto al Gobierno como al Ayuntamiento, que tampoco se ha incorporado aún a San Mamés Barria, las condiciones en las que se entra en la sociedad.

-Si esta propuesta sale adelante, ¿puede retirarse el Gobierno vasco?
-No lo sé. La otra vez se llevaron a la asamblea los acuerdos alcanzados con los socios iniciales, Diputación y BBK. Ahora, con el Gobierno y el Ayuntamiento, deberíamos haber hecho lo mismo. Cuando se viera que tendríamos garantizados el uso y la explotación por parte del Athletic y que no son incompatibles con que tenga ámbitos de uso público. Al igual que el club puede ceder metros a empresas privadas se puede ceder a usos públicos. Creo que algunas declaraciones sobre utilizaciones concretas han introducido dudas y han confundido. Es mejor trabajar hasta que haya una propuesta que encaje con todo, con los acuerdos de San Mamés Barria, con lo que decidieron nuestros compromisarios y con los deseos del resto de socios. Ahora me parece que estamos elucubrando.

-¿El campo está en peligro?
-No.

-¿Bajo ningún escenario? ¿Pase lo que pase en la asamblea?
-No, no está en peligro. Saldrá adelante. Confío en las manifestaciones públicas de apoyo de nuestros representantes institucionales. De hecho, en su periódico ya han publicado que el Gobierno ha consignado cinco millones para la obra en los presupuestos de 2010.

-Da la sensación de que los menos interesados en el ruido mediático son ustedes.
-Lo que queremos es impulsar el campo y propiciar el mayor nivel de entendimiento entre las instituciones y agentes involucrados para que el proyecto siga caminando hacia adelante.

-¿Le sorprendió que el alcalde rompiera el protocolo de la presentación para reclamar el uso del campo para el Athletic?
-Tampoco era un protocolo muy estricto. En fin, no me corresponde valorar esas cuestiones.

-¿Esta polémica afecta a su deseo de sacar, al tercer intento, por fin una asamblea de compromisarios a la primera?
-Insisto, son cuestiones distintas. En la junta estamos desarrollando una labor de divulgación entre los compromisarios. Confíamos en que, efectivamente, seamos capaces de transmitir que en este momento las propuestas económicas que trasladamos son las más convenientes. Confíamos en que este trabajo dé sus frutos.

Fuente: Canal Athletic