martes, 4 de abril de 2017

La Final de la Champions 2018 de rugby se celebrará en Bilbao en el estadio San Mamés

Las características del estadio de San Mamés y la experiencia de la ciudad en la organización y gestión de grandes eventos, junto con la calidad de las infraestructuras de Bizkaia, han llevado a la elección de Bilbao como sede oficial para acoger la Final de las competiciones europeas de rugby.

Las finales, que se celebrarán el 11 y 12 de mayo de 2018 en 
San Mamés, son las competiciones anuales europeas más importantes de clubes profesionales.



La “European Professional Club Rugby” (EPCR) acaba de designar a Bilbao sede oficial para celebrar los días 11 y 12 de mayo de 2018 las finales de las competiciones europeas de rugby de clubes (Champions Cup y Challenge Cup), encuentros anuales europeos considerados los más importantes del rugby profesional.

Tras varios meses de estudio y análisis, la candidatura presentada por el Ayuntamiento de Bilbao, Gobierno Vasco y Diputación de Bizkaia junto con la Federación Española de Rugby y la Federación Vasca de Rugby, con el respaldo del Consejo Superior de Deportes, ha sido la elegida frente a las presentadas por dos plazas fuertes y con gran tradición en esta disciplina como son Cardiff y Newcastle. Una elección que ha sido acogida con gran satisfacción por todas las instituciones.

Bingen Zupiria, consejero de Cultura y Política Lingúistica del Gobierno Vasco afirma que “se trata de una excelente noticia que permitirá que las y los aficionados vascos al deporte puedan volver a disfrutar de un evento internacional de primer nivel. Además de las repercusiones que sin duda tendrá desde el punto de vista económico para Bilbao, Bizkaia y Euskadi gracias a la masiva influencia de aficionadas y aficionados llegados desde otras latitudes, se trata de una gran noticia para nuestro deporte. Con cuatro equipos entre los 12 de División de Honor, la máxima categoría del rugby en el Estado, Euskadi tiene cada vez más peso en este deporte, más si cabe si se tiene en cuenta la afición al rugby que existe en Iparralde. Este éxito del que hoy damos cuenta ha sido posible, una vez más, gracias al trabajo en común de las instituciones, especialmente del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao”.

El diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, ha destacado el impacto que tendrá para el territorio este evento, considerado como una de las grandes citas deportivas europeas: “Estamos hablando de un impacto económico de 20 millones de euros: miles de espectadores y visitantes, sponsors, medios de comunicación, los equipos, la propia organización… Y todo ello sin contar con lo que supone de proyección de imagen de Bizkaia y nuestra actividad turística, con cuatro millones de telespectadores sólo en los países participantes y miles de prescriptores que volverán a sus hogares hablando de lo que vivieron en Bilbao y Bizkaia.”

Para Xabier Ochandiano, Concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo del Ayuntamiento de Bilbao, “estamos ante el evento más importante que vamos a tener en Euskadi en 2018. Se trata de la gran fiesta europea del Rugby que va a convertir a Bilbao en la capital europea del rugby por excelencia. Sin duda, una gran noticia que va a llenar todos nuestros hoteles con miles de turistas y aficionados de todos los países lo cual nos obliga a trabajar duro para que seamos el mejor escaparate internacional. La carrera entre las tres ciudades que hemos pugnado por esta candidatura ha sido muy dura, compitiendo con Cardiff y Newcastle, dos ciudades de gran tradición de rugby. Pero al final Bilbao ha gustado. Seremos la capital europea del rugby”.

CAPACIDAD ORGANIZATIVA

Varios han sido los puntos valorados por la EPCR en la elección de nuestra ciudad para la celebración de esta competición de primer nivel. En opinión de los representantes de la propuesta de Bilbao, el comité de selección ha primado, entre otros factores, las características del propio estadio de 
San Mamés, el modelo de ciudad segura, moderna, con distancias cortas y bien dotada de transportes e instalaciones, así como la capacidad hotelera e infraestructura organizativa como para acoger la celebración de la máxima competición europea de rugby de clubes, como es la Champions Cup.

También se ha puntuado de forma muy positiva, el auge del rugby en nuestro país, el enorme éxito de la final de la Copa del Rey 2016 en Valladolid con lleno total del estadio de Zorrilla, así como la final de rugby de la Liga de Francia (junio 2016) celebrada en el Nou Camp de Barcelona, con record de asistencia (99.180 espectadores).

Asimismo, la EPCR ha tenido en cuenta para tomar esta decisión la experiencia que ha ido demostrando Bilbao en la buena organización y gestión de numerosos e importantes eventos internacionales tanto culturales, económicos o deportivos. “Una capacidad organizativa –precisan- que revela que tenemos experiencia contrastada en la puesta en marcha de grandes eventos lo que hace vislumbrar que la final de esta competición sea un éxito asegurado, tanto desde el punto de vista deportivo como logístico.”

IMPORTANTE IMPACTO ECONÓMICO Y PROYECCIÓN INTERNACIONAL

La celebración de estas finales, consideradas las competiciones anuales europeas más importantes de clubes profesionales de rugby, supondrá para Bilbao, Bizkaia y toda Euskadi un excelente beneficio económico, de imagen y proyección internacional. Destacar, entre otros datos, los 86.000 aficionados -58.000 en la final Champions- que asistieron en mayo de 2016 en Lyon a estas dos finales con un impacto económico en la ciudad francesa de 20,4 millones de euros, a lo que hay que añadir que el encuentro final fue televisado para toda Europa.

Para los representantes de la candidatura bilbaina, “tras ser elegidos como nueva capital del rugby, queda ahora mucho trabajo por hacer, ya que se trata de un acontecimiento que traerá miles de seguidores y que nos pondrá nuevamente en el mapa internacional, sin duda, el mejor escaparate para darnos a conocer en el mundo”.

La celebración de este evento supone un paso más en la apuesta por la realización en Bilbao de grandes torneos deportivos. Recordar, en este sentido, que en 2014 fue sede del Campeonato Mundial FIBA de Baloncesto, así como del Mundial Junior de Bádminton de 2016. En el horizonte está también la elección de Bilbao para acoger la UEFA Euro 2020, además del objetivo de conseguir que una etapa del Tour de Francia llegue a Bizkaia tras el éxito organizativo después de haber sido Bilbao final de etapa de la Vuelta en dos años.