jueves, 7 de noviembre de 2013

La firma que proyectó San Mamés promete solucionar los problemas con el agua

IDOM recuerda que hizo una propuesta inicial de cubrir completamente el campo con una cubierta móvil que fue rechazada por su excesivo coste



La empresa de ingeniería IDOM, responsable del proyecto del nuevo campo de San Mamés, se ha comprometido a solucionar los problemas derivados del funcionamiento de la fachada y la cubierta que motivaron una reclamación por parte de San Mamés Barria, pero recuerda que se trata de un estadio "en construcción". "Sigue siendo un recinto en construcción y de las obras ya construidas y en uso existen algunas partes aún no recepcionadas", recuerda IDOM en una "nota aclaratoria" en la que expone la situación de las zonas que están causando molestias a los socios en los días de lluvia.

En primer lugar reconoce que existe un "retraso" en la colocación de los vidrios de los grandes ventanales de la fachada y subraya que a pesar de que "se pensaba que esto no iba a representar ningún problema, finalmente "se ha optado por implementar una solución provisional" para evitar "los inconvenientes detectados". Sobre la fachada, "parcialmente abierta para que los espacios de circulación tras el graderío cumplan los estándares de seguridad y ventilación requeridos", han observado que "en torno al 5 % del total" existe "una entrada excesiva de agua" que se solventará "tapando algunos de los huecos más expuestos".

La cubierta, recuerda IDOM, "a día de hoy no está recepcionada" ya que se han observado "algunos defectos de construcción" que se están subsanando "progresivamente" y, por lo tanto "en breve la cubierta quedará completamente estanca". También aclara respecto a las localidades a las que alcanza la lluvia que la cubierta "cubre en proyección vertical la totalidad del graderío, llegando hasta la valla del terreno de juego" lo que implica que en función de la intensidad de la lluvia y del viento "entrará agua a un número variable de las primeras filas".

"IDOM hizo una propuesta inicial de cubrir completamente el campo con una cubierta móvil que hubiera protegido la totalidad del graderío. Esta solución fue descartada por su excesivo coste para el uso previsto", aclara.

La sociedad propietaria de San Mamés, San Mamés Barria, emitió ayer un comunicado en el que pedía "comprensión y paciencia" al Athletic Club y a sus socios por los problemas y las molestias que les está acarreando el nuevo campo. "San Mames Barria SL ha trasladado a la ingeniería encargada de la construcción del campo, a la UTE responsable y a la empresa que lleva San Mames Barria SL la gestión del proyecto, el deficiente funcionamiento de los mismos y la necesidad de adopción de todas las medidas necesarias para solventar los problemas en el plazo más breve posible", dijo sociedad.

bilbao hotel accommodation

Fuente: El Correo