domingo, 22 de septiembre de 2013

El homenaje a Pichichi, en origen

El Haro Sport Club inauguró la tradición de colocar un ramo de flores ante la imagen del 'león' antes de que se erigiese su busto

ROBERTO RIVERA
Insospechable. Fernando De la Fuente trasteaba entre los archivos de clubes, concejos y periódicos de la época tratando de realizar la radiografía exacta del balompié en la ciudad jarrera y se topó, sorprendido, con un documento de enorme trascendencia social, más que deportiva, que da un vuelco a todo lo supuesto hasta el momento. El primer equipo que rindió homenaje floral en el viejo estadio de San Mamés a Rafael Moreno Aranzadi, paradigma nacional de la eficacia goleadora bajo el sobrenombre de 'Pichichi', no habría sido, como apunta la historia oficial, el MTK de Budapest. El investigador jarrero acertó a encontrarse de bruces con una crónica del diario La Rioja que adelanta ese acontecimiento en cerca de tres años. El capitán del conjunto rumano, acreditan los anales del Athletic de Bilbao, se plantó ante la imagen del goleador rojiblanco el 1 de enero de 1927. El del Haro Sport Club, entidad fundada en 1921 y disuelta en 1929, lo hizo -según detalla el relato del periódico regional, firmado en la edición del 5 de marzo (dos días después del acontecimiento) por su corresponsal en Haro, Erios- el 3 de marzo de 1924.

¿El Haro ante el Athletic de Bilbao en San Mamés? No. No se trata de una bravuconada. Ni siquiera de una secuela de ese recuerdo reflejo que los vecinos de Haro plantan con cierto tono de sorna recordando que el fundador de la villa fue Don Diego López ¡de Haro!, conde de aquí y señor de allá.

Hay una razón de peso que ayuda a entender la celebración de ese encuentro, especialmente emotivo. «El porqué de esta cortesía es sencillo», detalla De La Fuente. «Pichichi, alejado del fútbol desde el 22 de mayo de 1921, día en que disputaría su último partido oficial formando parte de la selección Vizcaína contra los profesionales del West Ham (0 a 1 a favor de los ingleses), fijó su residencia, por temporadas, en Haro. Y durante esas estancias jugó tres encuentros formando con sus excompañeros del Athletic».

Primero contra el Haro Sport Club el 29 de junio de 1921, con el nombre de Bilbao F C, venciendo por 8 goles a 1 (Bilbao: Rivero, Nacho, Hurtado, Urrutia, Belauste, Achalandabaso, Urizar, Pichichi, Travieso, Allende y Acedo; Haro Sport Club: P. Armentia, F. Armentia, Estefanía, Ugalde, Manero, Herrarte, Roig, Santiago, Zarauz, F. Herrarte y Terrazas). «Tras este partido haría su presentación el Athletic Club Riojano», remata el investigador.

El segundo contra el Erandio Club, en un partido marcado por los incidentes que se produjeron, el 11 de septiembre de 1921. Ganó la escuadra rojiblanca por 2 goles a 0, ambos anotados por Pichichi, que alineó a Rivero, Urizar, Hurtado, Urrutia, Belauste, Peña, Echevarría, Pichichi, Travieso, Allende y Acedo.

El tercero, de nuevo, contra el Haro Sport Club, el 12 de septiembre de 1921. Sería «el último partido que disputaría Rafael Moreno Aranzadi, acompañando a los jugadores anteriormente citados y venciendo por 3 goles a 0».

De acuerdo con su relato, el mítico delantero, que da nombre al trofeo reservado temporada tras temporada para el máximo anotador de la Liga española, ya no volvería a aparecer en ninguna alineación más. El fallecimiento del gran león se produjo el 1 de marzo de 1922, «causando profundo pesar entre los componentes del Haro Sport Club y los numerosos amigos que había dejado en la ciudad riojana, quienes ofrecerían una misa en la Basílica de la Vega por el alma del querido futbolista bilbaíno, a la que los aficionados acudirían en masa, para rendirle un primer homenaje».

He ahí, sospecha Fernando, la razón por la que ambas entidades habrían programado, con motivo del segundo aniversario de su muerte, un amistoso precedido por el sencillo homenaje que los jarreros hicieron al delantero depositando un ramo de flores sobre el retrato de Rafael Moreno Aranzadi. Y seguramente la razón por la que los clubes que pisan por primera vez el césped de San Mamés imitan la ceremonia, ya sobre el busto que el escultor bilbaíno Quintín De la Torre Berástegui hizo de 'Pichichi' y que se empezaría colocando en la grada de Misericordia el 8 de diciembre de 1926 para ser trasladado, a medida que se realizaban nuevas remodelaciones, a otras ubicaciones y finalmente al rutilante estadio que la parroquia bilbaína estrenó esta semana.


bilbao hotel accommodation

Fuente: El Correo