miércoles, 19 de junio de 2013

Adiós a la Tribuna Principal. El arco se desmontará a final de semana.

Vacía de asientos, sin la alegría que le otorgaban las sillas rojas y blancas, dejando a la vista únicamente su esqueleto de hormigón gris, la Tribuna Principal comenzó a ser engullida por una enorme pinza, la misma que ocho días atrás se abrió hueco por el córner de la Tribuna Norte y Este. Varios metros más atrás, desde la acera de la calle Luis Briñas, en su lado más alejado de San Mamés, numerosos curiosos, en los instantes en los que la lluvia lo permitió, se agolparon para seguir in situ la demolición de una de las tribunas más conocidas a nivel mundial y que todavía luce, orgullosa, el arco que en sus inicios le servía para sostenerse en pie.



Los operarios, que llevan trabajando en el interior del campo desde hace más de una semana, comenzaron desde primera hora de la mañana a desmantelar la cubierta, dejando al descubierto el esqueleto de la Tribuna Principal desde el aire. Con mucho tacto y subido a una grúa, uno de los trabajadores, que portaba un traje especial para prevenir posibles intoxicaciones por trabajar con amianto, fue el encargado de ir retirando uno por uno cada bloque.

Ya por la tarde, pasadas las 15.30 horas, y mientras los operarios continuaban desmantelando la cubierta de la Tribuna Principal, con la ayuda de la pinza, comenzaron a derribar el graderío, que quedó reducido a escombros. Las tareas van a buen ritmo y se prevé que las labores para desmantelar el arco comiencen a finales de esta semana.

ASIENTOS EN EL NUEVO CAMPO Mientras el viejo San Mamés comienza a venirse abajo, el nuevo ultima su puesta a punto. Una vez colocada la cúpula sobre la estructura ya construida, en la jornada de ayer comenzaron a montar los asientos del nuevo campo, comenzando por la Tribuna Principal.

bilbao hotel accommodation

Fuente: DEIA