lunes, 1 de febrero de 2016

El Athletic pagará la ampliación de la cubierta de San Mamés

ANTE LA IMPOSIBILIDAD DEL RESTO DE MIEMBROS DE SAN MAMES BARRIA DE APORTAR FONDOS, LA ENTIDAD ABONARÁ DE MANERA ÍNTEGRA LOS DIEZ MILLONES PARA LA AMPLIACIÓN DE LA CUBIERTA DE SAN MAMÉS


AITOR MARTÍNEZ

Josu Urrutia avanzó ayer que será el Athletic quien asuma en solitario el gasto que conlleve realizar la ampliación de la cubierta del nuevo San Mamés. Un desembolso que rondará los 10 millones de euros, con el que el club solucionará en gran medida los problemas derivados de la lluvia y que tanta afección han tenido en un buen número de socios. En su anterior comparecencia ante los medios, el pasado 14 de diciembre, el presidente ya dejó entrever que sería la entidad que él dirige la que se haría cargo del coste íntegro de la remodelación de la cubierta, hecho que confirmó en la mañana de ayer. “A finales de diciembre trasladamos a San Mames Barria el informe de las ingenierías como mejor alternativa. Posteriormente, en enero, les recordamos el costo, que es de 10 millones de euros y les dijimos que ante la imposibilidad de compartir con nosotros las cuestiones económicas de esta obra, la íbamos a sufragar nosotros”, detalló Urrutia.

bilbao hotel accommodation

Además, el máximo mandatario rojiblanco mostró su deseo de que las obras se realicen este mismo verano, aprovechando que la liga concluye el fin de semana del 14 y 15 de mayo como consecuencia de la disputa de la Eurocopa, lo que dejaría tiempo suficiente como para acometer la ampliación. Este aspecto, sin embargo, se encuentra a la espera de que la sociedad San Mames Barria, que la conforman, además del Athletic, el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, el Ayuntamiento de Bilbao y Kutxabank, le de el visto bueno definitivo.

Urrutia aseguró que la Junta Directiva que él preside tiene como prioridad que la reforma se realice en el periodo entre esta temporada y la siguiente: “Nosotros estamos muy interesados en que se haga este verano. Hay más tiempo que en otros años para hacerlo porque la liga acaba en mayo. Cerramos la reunión con San Mames Barria con la intención de recabar toda la información y de que se pueda acometer este verano”. En este sentido, también aclaró que la intención que manejan el resto de miembros de la sociedad propietaria de San Mamés coincide con la del Athletic.

Así, el club aguarda a que se sucedan los acontecimientos para poder ofrecer más detalles al respecto. “Vete a saber lo que puede pasar más adelante. Estamos a la espera de tener las garantías absolutas. En este momento la situación es esta. Mañana o pasado no sé”, apuntó el presidente rojiblanco, que recordó que “no” van solos. “Hay otras cuatro instituciones. Todos tenemos responsabilidades. Cuando esté todo atado presentaremos las cosas”.

Cuestionado acerca de la posibilidad de rebajar las cuotas de los socios que se ven afectados por la lluvia, Urrutia expuso que están “detrás de la mejor alternativa”. “Cada socio tiene sus problemas y los tenemos que mirar en general. Tenemos que dar la mejor respuesta a lo que nos dicen. Hemos hecho un campo nuevo para otros 100 años. Nuestra intención a corto plazo es poner 10 millones para la cubierta. Eso deja claro cuál es nuestra intención y nuestro interés”.

LA MEJOR OPCIÓN Del mismo modo que hiciera el pasado 27 de octubre, fecha en la que Javier Aldazabal, secretario del Athletic, presentó ante la socios compromisarios las alternativas en las que había trabajado la Junta Directiva para solventar los problemas provocados por la lluvia, Josu Urrutia insistió de nuevo que la solución que han propuesto “es la mejor alternativa”. “Es lo que nos dijeron los ingenieros y lo que trasladamos a San Mames Barria. Si hay todas las garantías, que esperamos que así sea, comenzaremos las obras en verano”.

El resto de opciones que se pusieron sobre la mesa en la última Asamblea General Ordinaria, tales como fijar alerones para desviar el viento hacia arriba, poner mallas impermeables, instalar arcos de cobertura, cerrar el campo totalmente con una cubierta, y cerrar el estadio con una malla metálica, fueron rechazadas en su momento debido a diferentes cuestiones, como que no suponían una mejoría clara, por el tiempo necesario para la realización de las mismas o por su elevado coste.

Fuente: DEIA