viernes, 25 de septiembre de 2015

¿10.000 hinchas se mojan en San Mamés?

La plataforma de socios afectados por la lluvia en el nuevo estadio exige a Urrutia una solución inmediato

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO



Tres partidos de Liga en San Mamés y segundo con lluvia. En el clásico ante el Real Madrid fue un sirimiri que caló a buena parte del primer anillo del campo. La suerte quiso que al tratarse de una precipitación fina y sin viento se mojara menos gente que en otras ocasiones. Los impulsores de la campaña de recogida de firmas para reclamar una solución a la directiva calculan que en una jornada de lluvia intensa el número de afectados es superior a 10.000.

bilbao hotel accommodation

Javier Fernández Machín, con el asiento 31 de la fila 14 en la Tribuna Este, fue de los que sufrió en primera persona el chaparrón. «Aunque menos, de nuevo me empapé y me tuve que poner el chubasquero». Socio desde hace 35 años, es uno de los impulsores de la plataforma de afectados por la lluvia en el estadio rojiblanco. «El club dice que hace estudios sobre la incidencia del problema, pero no ha dado a conocer ninguno. Nuestro cálculo es que este problema perjudica a 10.000 personas». La lluvia irrumpe en buena parte del anillo inferior. La Tribuna Norte es la menos perjudicada. Sólo se calan en las primeras filas. En Principal, Este y Sur la situación es peor. Cuanto más se aleja una localidad de Norte, que hace de barrera, más posibilidades hay de que el viento lleve el agua.

«Tenemos testimonios de gente que dice haberse mojado hasta en la fila 20 en puntos de las tribunas Sur, Principal y Este», relata Fernández Machín. Hace apenas medio año nació la agrupación de los afectados por el agua. «Nos quejábamos y decidimos organizar un movimiento para trasladar al club nuestra protesta», explica. Han enviado dos correos electrónicos al Palacio de Ibaigane con alrededor de 600 firmas.

«Pedimos que el club cumpla su palabra. Se nos dijo que no nos mojaríamos»

Siguen recogiendo adhesiones a través del correo bustiezeskerrikasko@gmx.es. «A la primera comunicación que les enviamos nos contestaron que preparan informes que estarán disponibles a finales de verano y que en la asamblea de compromisarios se presentarán las soluciones técnico-económicas que se estimen más oportunas. A la segunda ni nos han contestado. Ni un acuse de recibo», lamenta.

En la respuesta del club a su primera comunicación, Javier Ucha, responsable de relaciones externas, situó la asamblea de compromisarios de mediados de octubre como el foro en el que se abordará el asunto. La misiva no deja satisfechos a los afectados. «Lo único que pedimos al presidente es que el club cumpla su palabra. En el cambio de estadio se nos dijo en las oficinas de la calle Elcano que no nos íbamos a mojar. Ahora sospechamos que la junta va a llevar el tema a la asamblea para que seamos los compromisarios quienes decidamos qué hacer. No pueden plantearnos cuestiones técnicas. Deben ser ellos los que analicen el problema y encuentren una solución. Si no pidieron opinión para fichar a Raúl García tampoco deben hacerlo para un problema de esta complejidad».

Ausencias por el mal tiempo

Hay muchas personas que se han encontrado con que pagan ahora más dinero que en el viejo campo, antes no se mojaban y ahora sí. Un fenómeno comienza a ser habitual. Socios del primer anfiteatro renuncian a ir al campo cuando las previsiones anuncian precipitaciones. «Yo mismo el pasado año dejé de ir cuatro o cinco partidos y eso que soy de los que iba al viejo campo aunque nevara», dice Machín.

Las quejas por esta cuestión son constantes. A nivel individual, el exalcalde de Bilbao José María Gorordo relató su experiencia. «Mandé una carta nada más estrenarse el nuevo campo. Me contestaron y me dijeron que el tema se solucionaría cuando se terminase el estadio. Pero se terminó y todo siguió igual. Entonces les mandé una segunda carta y ya no me contestaron».

 
Fuente: El Correo