lunes, 12 de enero de 2015

Athletic-Elche: La Catedral, profanada de nuevo (1-2)

El equipo vasco se estrella en su estadio. Tras naufragar en Riazos, los de Valverde vuelven a gripar sin respuestas ni propuestas. Víctor Rodríguez adelantó a los alicantinos en los primeros compases del partido tras controlar el partido con la mano. Fajr sentenció el partido a pase de Jonathas. El golazo de San José no sirvió de nada. Nueva derrota en San Mamés, donde los vascos son débiles.


No hay mayor presión que no tener nada que ganar pero sí muchísimo que perder. Así afrontaba el duelo el Athletic de Bilbao, que recibía al colista tras estrellarse en Riazor. Vencer al Elche no espantaba ningún fantasma, pero caer instalaba el drama en Euskadi. Y no solo se instala. Se empapa hasta los más profundo del tapete de San Mamés.

bilbao hotel accommodation

La función arrancó sin tino para los locales. Tenían el balón, pero no sabían qué hacer con ella. El Elche, con o sin el esférico se mostraba seguro de sí mismo. Jonathas esquivó el peligro en un córner e inyectó el miedo en los zagueros vascos, conscientes del poco terreno que se le puede conceder al delantero. Pronto, los aficionados de San Mamés encontrarían motivos de sobra para enfadarse.

Los jugadores ilicitanos acertaron a conectar en el costado derecho. El balón, que bailaba de bota a bota, terminó siendo desplazada por Jonathas. Víctor Rodríguez se llevó el balón, entro en el área y batió a Iraizoz. La Catedral se levantó como si le estuvieran robando la cartera. El control del punta ilicitano fue realizado con la mano, una infracción que advirtió todo el estadio, salvo Iglesias Villanueva.

La primera parte prosiguió como un latigazo para los vascos. El Athletic seguía deambulando por el campo. Sin ideas ni respuestas. Susaeta perdió varios balones que encendieron a la parroquia vasca. El clima pintaba borrasca, con truenos y rayos contra los locales. La primera mitad terminó sin apenas ocasiones para el equipo de Valverde, que esperó para agitar al equipo.

Tras el descanso, los locales se ilusionaron con un fantástico disparo de falta de Susaeta, peroBalenziaga no tardaría en arruinar el proyecto de remontada. El defensa tenía toda la ventaja del mundo en un balón dividido, pero Jonathas, que acababa de poner los pelos de punta a todo San Mamés con un fantástico latigazo, le robó la pelota. Fajr estaba cerca para recibir el pase del punta e inclinar el choque.

El ingreso de de Viguera, Toquero y San José espabiló moderadamente a los vascos, que llegaron con más criterio al área alicantina. Cerca del punto de no retorno del partido, Toquero centró un balón desde el costado. Los zagueros ilicitanos no acertaron a despejar y el esférico se acercó a los dominios de San José, que destrozó el balón con un trallazo imparable para Tyton.

Los minutos pasaron sin más noticias, para gloria visitante. El Bilbao se entregó de forma desesperada en busca del empate, un sueño inalcanzable. La derrota es un palo en la rueda vasca, que tiene la oportunidad de redimirse en Copa. Los ilicitanos, por su parte, agarran una victoria dulce y oportuna.
Fuente: Eurosport