jueves, 2 de octubre de 2014

Hernani, historia de San Mamés

Juan Laucirica

Partido interesantísimo con un campo abarrotado”, “Buen juego en la primera parte y nervios en la continuación”, así rezan algunas de las crónicas del debut europeo de San Mamés. Se trataba del partido de vuelta de la eliminatoria de dieciseisavos de Copa de Europa entre el Athletic y el FC Porto. Una eliminatoria que los rojiblancos pasaron, no sin sufrimiento, tras vencer tanto en la ida (1-2) como en la vuelta (3-2).



El destino, o simplemente el azar, han querido que el conjunto luso y el Athletic se vuelvan a ver las caras en la máxima competición continental. Y es ese mismo destino, o ese simple azar, el que tiene a los rojiblancos prácticamente obligados a repetir aquellos dos resultados logrados por los Orue, Garay, Maguregui o Gainza.

bilbao hotel accommodation

Como sí ocurriese en 1956, los de Lopetegui ya no serán el equipo que estrene San Mamés en partido europeo, pero sí pueden repetir otro hito, el de anotar el primer gol en competición europea, tras el 0-0 del Athletic ante el Shakthar.

Y retornamos a 1956, y es que a pesar de la victoria por 3-2, el conjunto portugués se puso por delante en el marcador. Jaburu, que anotaría el segundo tanto luso, asistió a Hernani para batir a Carmelo de disparo cruzado y poner el 0-1. El centrocampista ofensivo tiene el honor de haber anotado el primer gol europeo en la Catedral, pasando así a la historia del club como ya lo hiciera años antes Pichichi o como hizo hace apenas un año Charles, el delantero del Celta, encargado de anotar el primer gol en el nuevo estadio rojiblanco.

Hernani Ferreira da Silva era la gran estrella de ese Porto. El equipo entrenado por Dorival Knipel, más conocido como Yustrich por su parecido con el portero de Boca Juniors, Juan Yustrich, venía de hacer doblete de Liga y Copa. “Mister Hernani”, como así le llamaba Eusebio, el mítico delantero del Benfica, logró 12 goles, siendo el autor de los dos tantos de su equipo en la final de Copa ante el Torreense. 

Además de goleador, Hernani era un futbolista polémico e incluso algo violento. Son conocidas sus discusiones con los colegiados, como la que tuvo lugar en un Sporting-Porto, donde sus compañeros tuvieron que convencer al colegiado de que no lo expulsara tras sus insultos por haberle anulado un gol. Pero más serio fue su encontronazo con Yustrich. Hernani desobedeció una orden del entrenador y ambos acabaron a golpes. Esta pelea supuso el despido del técnico brasileño en 1958.

A pesar de debutar en el Porto, fue en el Estoril-Praia donde comenzó a destacar, anotando nueve goles en 24 partidos. El conjunto del norte de Portugal se vio obligado a cederlo al equipo lisboeta en la temporada 52-53 porque debía realizar allí el servicio militar. Tras esa temporada Hernani volvió al equipo de su vida para convertirse en uno sus mejores jugadores del siglo XX, sin saber que también se convertiría en un pedacito de la historia de San Mamés.