martes, 5 de agosto de 2014

San Mamés está listo para una última prueba

JUANMA VELASCO


La pretemporada rojiblanca camina en dos direcciones. La puesta a punto de la plantilla y el adecuamiento del nuevo campo. De lo primero se encarga Valverde y de lo segundo la empresa de ingeniería que apura la construcción del coliseo rojiblanco. Las dos partes tienen cita el viernes, que será el día elegido para un ensayo casi con galones de prueba definitiva: el equipo de Valverde entrenará a puerta cerrada en una Catedral que en dos semanas acogerá los entrenamientos previos a la eliminatoria Champions y su estreno continental.

bilbao hotel accommodation

El recinto marcha por el buen camino. La única preocupación que existe en estos momentos es la culminación de la cubierta, que está cerca de colocarse por entero. Ahora solo quedará fijarla y sellar posibles fugas para evitar, como ocurrió la pasada campaña, inundaciones.

Levantar la cubierta ha sido lo más complejo de unas últimas semanas en las que las obras han estado dirigidas a cerrar toda la estructura, colocar los asientos y formalizar las nuevas entradas. Hay tiempo de sobra para finalizar todas las tareas porque, en el mejor de los casos, el primer partido oficial no se celebrará hasta el 26 de agosto. La otra posibilidad es que San Mamés tenga que acoger la ida del play off de Champions (19 ó 20 de agosto). Para cualquier opción estará preparado.

Secreto de estado
El club, a través de su presidente Josu Urrutia, ha advertido que hasta la próxima primavera habrá que convivir con las obras -restarán los accesos, el museo, los palcos VIP...- y en su última comparecencia pública pidió paciencia a los socios.
También aprovechó para asegurar que la existencia de obras no se debe traducir como precariedad. "Cumpliremos con todas las medidas de seguridad", recalcó.

El campo, por tanto, está listo para su presentación y desde Ibaigane lo afrontan como si se tratase de un secreto de estado. Nada de fotografías ajenas al club ni contacto con los medios de comunicación.