viernes, 8 de agosto de 2014

La urbanización del entorno de San Mamés estará concluida el 20 de agosto

Los diferentes gremios aceleran estos días el adecentamiento de las calles adyacentes para liberarlas de obstáculos

ALBERTO G. ALONSO 


El próximo día 20. Es la fecha clave que la sociedad San Mamés Barria ha dado a sus contratas para finalizar la urbanización del entorno del estadio de fútbol más cercano al Ensanche de Bilbao. Ayer la actividad era frenética en todos los frentes. Aunque en las últimas semanas lo que más ha llamado la atención ha sido la rapidez con que se ha concluido la estructura que restaba del estadio y se han colocado casi todas sus escamas blancas exteriores, a ras de tierra los trabajos tampoco han parado. El estadio tendrá que estar en condiciones para el partido de la previa de la Champions. Pero para esa fecha también todos los alrededores deberán quedar libres de maquinaria pesada y urbanizados para atender la entrada de los aficionados ya por todas las puertas del campo.



La sociedad constructora no se ha querido pillar los dedos y está apurando los plazos para tener gran parte de la urbanización lista para el día 20. Las contratas trabajan a la vez en todas las zonas alrededor del estadio, desde el vial que se ha creado nuevo entre el campo y la Escuela de Ingenieros, pasando por la calle Luis Briñas, colindante con las viviendas, y Felipe Serrate, la vía que bordea el campo desde el hotel Hesperia Zubialde y la Casa de la Misericordia hasta Sabino Arana.

ITINERARIOS PEATONALES

La ensanchada acera de la calle Luis Briñas más cercana al estadio ya está finalizada y solo queda rematar su fusión con la actual, al lado del ascensor del metro. Se han colocado los postes de las luminarias que alumbran la peculiar fachada de San Mamés y la zonas peatonales circundantes. Ayer también se concluyó el asfaltado de la arteria generada en paralelo a la Escuela de Ingenieros y que se ha unido al espacio ya creado entre el nuevo edificio universitario de Ingenieros Técnicos y Minas y la parte del campo que se estrenó la temporada pasada. A pesar de haber sido asfaltado como si fuera una calzada para uso de vehículos, el paso quedará restringido a los peatones tanto los días de fútbol como el resto de la semana. Pabisa, la firma subcontratada para el asfaltado, también se encargará de cubrir todo el anillo perimetral pegado a las nuevos accesos al campo para cumplir con las necesidades más inmediatas. Para más adelante quedará el adecentamiento del tramo de la calle Felipe Serrate más pegado a la avenida Sabino Arana, el cual ha sido levantado prácticamente en su totalidad para habilitar la nueva red de saneamiento que conecte la tubería general al nuevo sistema creado para el campo de fútbol. Esta parte no corre tanta prisa por encontrarse más alejada. Lo mismo ocurrirá con el gran espacio que se ha generado entre la calle Luis Briñas y San Mamés. Es la explanada donde la UPV tiene planeados la construcción de dos edificios docentes. Uno es un centro de I+D+i enfocado a las ingenierías sobre una parcela de 2.471 metros cuadrados. El otro acogerá un centro polivalente de documentación con biblioteca en un solar de 4.784 metros cuadrados.

HASTA 2018 COMO MÍNIMO

Unos edificios que no se podrán construir por lo menos hasta 2018 ya que en la actualidad la UPV carece de fondos para asumir su construcción. En las próximas semanas se acometerá la creación de un muro perimetral, que delimite los solares donde se levantarán en un futuro los bloques, y se adecentará su entorno para peatones. Entre ambas parcelas se dejará un paso para la prolongación de la calle Licenciado Poza y su uso para los aficionados. Todo esto se irá acometiendo en setiembre ya que la labor para rematar el campo como el entorno todavía se prolongará unas semanas. Queda por determinar si el Ayuntamiento y la UPV acuerdan un uso público de estas parcelas para más adelante, mientras se prolonguen los años en que los terrenos se van a quedar en barbecho, algo en lo que se comprometieron ambas partes el pasado año.


bilbao hotel accommodation

Fuente: DEIA