martes, 30 de julio de 2013

El nuevo campo se estrenará en septiembre

El Athletic desactiva el rumor que apuntaba a una posible inauguración para el 25 de agosto con el derbi ante Osasuna

El plazo de apertura se mantiene para el cuarto partido de Liga ante el Celta


PAKO RUIZ



El nuevo San Mamés afronta un intenso sprint hacia su apertura, fechada inicialmente para el 15 de septiembre, fin de semana en que el Athletic recibirá al Celta dentro de la cuarta jornada de la Liga BBVA. Las obras transcurren a un ritmo trepidante, aunque parece improbable que se acorten los plazos y el estadio abra sus puertas tres semanas de antelación, como así lo indicaban días atrás algunas informaciones.

La entidad rojiblanca, según fuentes consultadas por DEIA, desactiva el rumor que apuntaba al 21 de agosto como posible fecha para efectuar la inauguración del campo por todo lo alto con un partido amistoso, en pleno ecuador de Aste Nagusia bilbaina, frente a un rival de pedegrí y que había levantado ciertas expectativas en parte del entorno del Athletic. En caso de que hubiera sido así, el primer encuentro oficial en el nuevo San Mamés tendría lugar el último fin de semana de agosto -día 24, 25 o 26- con el choque ante Osasuna, en el primer derbi del curso, dentro de la segunda jornada de la Liga BBVA.

El club presidido por Josu Urrutia no ha variado sus cálculos. En este sentido, el equipo dirigido por Ernesto Valverde, que abrirá la competición liguera el 18 de agosto en el José Zorrilla ante el Valladolid -que regresa a la máxima categoría-, deberá esperar a la cuarta jornada de Liga para presumir de la nueva joya de la corona de Bilbao, siempre y cuando no se generen retrasos imprevistos en la ejecución de los trabajos que ocasionarían una demora inquietante.

La masa social del Athletic, por tanto, maneja la única opción de desplazarse al exilio de Anoeta para presenciar el duelo ante Osasuna, con lo que volverá ejercer como local en el feudo donostiarra dieciséis temporadas después de que lo hiciera ante el Sevilla (0-0) en el ejercicio 1996-97, en aquella ocasión con motivo del cierre del viejo San Mamés por un encuentro.

Al margen de estos supuestos, la maquinaria en los despachos funciona a pleno rendimiento y la sociedad propietaria del campo -Athletic, Diputación Foral de Bizkaia, Gobierno vasco, Kutxabank y Ayuntamiento de Bilbao- da pasos acorde al plan financiero pactado con una nueva inyección de 48,8 millones de euros, con lo que el capital social se eleva a 141 millones, el 75% de la inversión total prevista.

ESFUERZO INVERSOR San Mames Barria acordó en la última reunión de su consejo de administración un nuevo esfuerzo inversor para cumplir los compromisos adquiridos en los contratos firmados con las diferentes empresas que toman parte en la construcción del campo, que estará operativo en esta primera fase en sus tres cuartas partes, a la espera de que ejecute la segunda fase, en la que se levantará el fondo que colinda con lo que queda del viejo campo, al que solo le queda derribar el lateral que pega a la calle Luis Briñas.

Una partición consensuada en la sociedad propietaria, que ha dividido esta ampliación de capital en dos fases. Al Gobierno vasco y Kutxabank les toca asumir el mayor esfuerzo, ya que cada uno de ellos deben ingresar en la caja común 15 millones y medio de euros, en tanto que a la Diputación Foral de Bizkaia, como ya desveló el pasado mes de junio, le corresponde sumar 7,6 millones de euros, por lo que al ante foral le restaría únicamente hacer frente a una última cuota en 2014 de poco más de nueve millones de euros.

La Diputación vizcaina presume a día de hoy de mayor desahogo financiero que el resto de sus socios. El Athletic, en este sentido, debe reservar el próximo ejercicio trece millones de euros para cumplir con su compromiso en la segunda y definitiva fase de construcción del campo, en tanto que a Lakua y a la caja vasca les corresponde invertir 17 millones de euros a cada uno.

Este tramo final de la primera fase de construcción del estadio conlleva una vorágine de facturación, aunque las partes implicadas no se pillan los dedos. El plan financiero, sin más, cumple los plazos previstos en tiempos complicados en términos presupuestarios, aunque los réditos se visualizarían a largo plazo según el informe director del nuevo campo, que cifra en 584 los millones de euros que generará el futuro San Mamés, que prevé acoger en un futuro una final de competición europea.

bilbao hotel accommodation

Fuente: DEIA