martes, 16 de abril de 2013

EL ARCO DE SAN MAMES, PATRIMONIO IRRENUNCIABLE DE BILBAO.


La descatalogación como monumento protegido del arco de San Mamés, constituye un 
gravísimo atentado al patrimonio Arquitectónico Bilbaíno, y un notable ejercicio de 
incultura. Ante la próxima demolición de San Mamés, cabe preguntarse porque no ha 
sido posible una ampliación orgánica del mismo (en crecimiento continuo desde un 
origen) al modo de referencias cercanas Camp Nou, ó Bernabeú, estadios que han 
podido reformarse por ampliación sin perder su esencia: aquello que los distinguía
de otros.

Es obvia la necesidad de renovación de la Vieja Catedral, por motivos de seguridad, 
homologación europea etc., lo que esta ampliación y reforma no lleva en modo alguno 
implícito es la demolición o posible traslado del arco, tras la descatalogación como 
monumento protegido la mala conciencia de algún poder público ha llevado a prometer
un traslado incierto a un puente de vado desconocido, que debería coincidir con la 
longitud del Arco; sería peor el remedio que la enfermedad: la descontextualización del 
Arco, reconvertido a atracción de feria, ornamento tras el delito cometido contra un 
patrimonio valiosísimo.

Si las circunstancias por la imposible evacuación a través de la calle Luis Briñas, 
obligan al giro del Nuevo Campo, no es menos cierto que es un giro de arco a noventa 
grados de la catedral cuyo centro esta prácticamente sobre la línea de Alero de La 
tribuna principal de San Mamés, bajo la sombra del arco, quizás incluso coincida con el 
banderín de corner.

Entre los años 1951 y 1953, al dictado de Mies Van der Rohe “Determinadas 
necesidades técnicas conducen a nuevas formas de gran expresividad “ los arquitectos 
Domínguez Salazar , Ricardo Magdalena ; Carlos de Miguel y el ingeniero Fernández –
Casado , consiguieron con audacia y ambición técnica y estética –Arquitectónica- dar la 
máxima luz libre de pilares a toda la tribuna , en toda la longitud del campo, algo que no 
se consiguió veinte años después al cubrir la tribuna Este.

En la tribuna principal, las vigas metálicas en ménsula de cubierta eran colgadas 
mediante tirantes del propio arco, que trasladaba estos esfuerzos a las torres de sus 
extremos, estribos del Arco, desde donde la estatua de Pichichi presidia el ritual del 
Futbol. La solución Arquitectónica de la tribuna, de enorme belleza plástica: por su 
sencillez, audacia y elegancia –quizás síntesis perfecta del alma bilbaína- colocó a 
Bilbao en los manuales de Historia de la arquitectura mundial, mucho antes que 
obras posteriores.

En la sabia y sobria reforma de la Catedral para el mundial de 1982, del Arquitecto 
Elías Más, se consiguió unificar las fachadas dando continuidad, articulando los giros de 
las mismas y lo mas importante, mantener la esencia del campo, el Arco fue quizás 
prejubilado de gran parte de sus esfuerzos mecánicos sin perder un ápice de su 
plasticidad, sus apoyos en las torres – demolidas para aumentar el aforo de las tribunas 
y doblar las esquinas – fueron sustituidos ( en una operación no exenta de riesgos) por 
apoyos en grandes ménsulas de Hormigón aumentando incluso la ligereza de la 
solución original.

Es una muestra de incultura Arquitectónica despreciar en el nuevo San 
Mamés esta evolución, la tradición en modo alguno está reñida con la modernidad. Algo falla para que sesenta años después de su terminación, y con muchos más medios ingenieriles, 
no se haya mantenido el Arco como símbolo de una evolución con respeto a la 
tradición, como ornamento si, seguro que despojado ya de toda función estructural -
jubilado - pero con respeto a la tradición, con el aprecio debido a la elegantísima
sobriedad de sus líneas, silueta distintiva de un Bilbao pujante en crecimiento Industrial 
continuo, que quedo grabado como lo que es un símbolo en la pegatina del 
centenario del ATHLETIC.

El que exista una masiva recogida de firmas en contra de este destierro ó traslado 
forzoso, demuestra que la ciudadanía aprecia en mucho sus valores, que es mucho más 
sensible que los poderes públicos que lo descatalogaron, a los que convendría recordar 
que la belleza de la condición sustentante del Arco, la ligereza de sus celosías
metálicas es tal que es obvia la inspiración que despierta en grandes obras de 
arquitectura contemporánea por ejemplo el nuevo Estadio de Wembley de un 
inglés que vino a Bilbao: sir Norman Foster.

En Getxo 10 de octubre de 2012-10-10
FERNANDO PEREZ RODRIGUEZ-URRUTIA 
Arquitecto COAVN 1387
DNI 16.036.278 B
Móvil. 679424047

Fuente: Peña Deusto