martes, 8 de enero de 2013

El nuevo San Mamés toca techo

La instalación de la cubierta, adjudicada a la misma UTE que construye el campo, se realizará a corto plazo

La sociedad licita por cuatro millones la colocación de los primeros 36.000 asientos


PAKO RUIZ


El futuro San Mamés ya asoma majestuoso a ocho meses vista de su inauguración. El próximo septiembre abrirá sus puertas, aunque lo haga con tres cuartas partes construidas, y este tramo final se presenta de lo más frenético en su actividad, ya que la sociedad propietaria del campo -constituida por el Athletic, Diputación Foral de Bizkaia, Gobierno vasco, BBK y Ayuntamiento de Bilbao- ultima las restantes licitaciones y adjudicaciones que pongan la guinda a un estadio que ya toca techo.

Aspecto, en el día de ayer, de las obras de construcción del futuro San Mamés, donde ya se dejan ver los graderíos. (P. Viñas)
Precisamente, la cubierta, similar a la que cubre el Allianz Arena de Munich, ha entrado en su proceso de construcción, que corre a cargo de la UTE formada por las empresas Inbisa Construcción, Acciona Infraestructuras, Construcciones Murias y Altuna y Uria, la misma entente adjudicataria de las obras de edificación del campo. Esta UTE ha resultado premiada entre las siete ofertas presentadas para asumir la instalación de la cubierta y de la fachada, en una adjudicación que se cerrará por debajo de la inversión inicial, estipulada en 17,3 millones de euros.

La cubierta del estadio del Bayern de Múnich, paradójicamente el nuevo equipo del exrojiblanco Javi Martínez, es la referencia que más ha seducido a la ingeniería Idom, la encargada del proyecto, que también había valorado la opción del Veltis Arena, el campo del Schalke 04, entre otros estadios europeos de reciente construcción. El techo del estadio muniqués, inaugurado en 2005, ofrece una gran luminosidad, gracias a la transparencia de sus materiales, e impermeabilidad, por el alto nivel de aislamiento interno, que, además de su impacto visual, ejerce de paraguas del césped ante las inclemencias metereológicas.

El esqueleto de la que será la txapela del nuevo San Mamés se deja ver desde fechas atrás y en las próximas se iniciarán los trabajos propios de su instalación, como también ocurrirá con los referentes a la fachada del estadio. La cubierta se compondrá mediante una especie de cojines de doble capa hechos de ETFE, un plástico muy resistente que aguanta temperaturas cercanas a los 200 grados. Es el mismo material de las lamas de la fachada, que se iluminará durante los partidos, y donde se activarán diferentes proyecciones luminosas, "e incluso se podrán celebrar los goles a modo de flashes creando un chisporroteo".

SIN ASIENTOS VIP A la espera de que se comience a visualizar la cúspide de la nueva joya de la corona, la sociedad propietaria sigue sin darse un respiro con el objetivo de ir quemado etapas. Las más inmediatas se inscriben en la adjudicación de la instalación de los asientos, y del mobiliario y señalización del complejo, cuya inversión, en dos lotes, se eleva a más de cinco millones de euros, de los cuales casi cuatro se destinarán a la colocación de las 53.000 butacas con las que contará el estadio cuando esté construido en su totalidad.

En esta primera fase, donde el estadio queda descubierto por el fondo colindante al actual San Mamés, únicamente se llevará a cabo el montaje de 36.076 asientos, correspondientes a dar cabida a la masa social del Athletic, por lo que las 3.152 localidades destinadas a palcos VIP y los denominados Premiun deberán esperar dos temporadas más para que estén operativos, lo que se entiende como una pequeña merma de ingresos para la entidad. Ese anillo, el considerado segundo graderío, albergará de forma provisional butacas generales y el palco presidencial de 192 plazas, mientras que en días cercanos el club rojiblanco comunicará la distribución y colocación de los socios en sus respectivas ubicaciones en el futuro campo.

Idom, la ingeniería encargada de consumar el proyecto, apuesta por aplicar en los asientos las nuevas tendencias que marcan otros estadios vanguardistas, donde se prima tanto la calidad de los materiales como la comodidad de los mismos, conceptos que quedan suficientemente descritos, tanto en su composición como en sus medidas, en el pliego de condiciones de unos trabajos que se ejecutarán en el pico más alto de esta primera fase, ya que coincidirán en el tiempo las obras correspondientes a la ejecución de la estructura, los acabados, las instalaciones mecánicas y eléctricas, la fachada y la cubierta, y los equipos de elevación del complejo.

AMPLIACIÓN DE CAPITAL El ritmo que siguen las obras de edificación está asociado a la solvencia económica de San Mames Barria, cuyo capital social se eleva a día de hoy a 92 millones de euros, después de que el Athletic hiciera frente el pasado diciembre al depósito de los 8,4 millones de su primera aportación dineraria de envergadura, que se ejecuta en el capítulo de inversiones de la contabilidad del club, por lo que no tiene impacto sobre el presupuesto aprobado.

La entidad rojiblanca, con esta cantidad, ya ha aportado casi 28 millones de euros de los 50 que le toca como inversión total. Así, a lo largo de 2013 tendrán que ingresar otros diez millones en la caja común, en tanto que la cuota, la última, se elevará a 12,8 millones el próximo año, si bien estas cantidades pueden disminuir a la hora de cerrar el balance final, ya que el coste de construcción del campo se reducirá en un 20 por ciento.

Fuente: DEIA