lunes, 22 de octubre de 2012

Un nuevo San Mamés rejuvenecido

La Directiva baraja una zona destinada a los más jóvenes y reconoce que busca un campo «más divertido y pegado al equipo».

Joseba VIVANCO
En 1996, un diario vizcaino publicaba un informe que fijaba la edad media del socio tipo del Athletic en los 43 años. En la actualidad, esa cifra ha subido nada menos que hasta los 48 años. Es una evidencia palpable: la grada de San Mamés ha envejecido, tanto que el 55% de quienes tienen asiento asegurado en el estadio cada fin de semana cuentan más de 45 años y apenas un 4% tiene menos de 17. Y con ese envejecimiento de la `cátedra', también ha bajado en decibelios el ambiente, la caldera de la que tanto se habla fuera de aquí. Quizá por ambas razones son cada vez más las voces que contemplan el nuevo San Mames como una oportunidad para rejuvenecer la masa social, y por ello reclaman una Grada Joven.



«Hay veces que me pongo a cantar cuando el equipo está sacando un córner», reconocía hace poco el valencianista Vicente Guaita, y es que Mestalla -se pudo apreciar por la televisión esa zona- cuenta ya con un espacio dedicado exclusivamente a los aficionados más jóvenes, con abonos entre 250 y 365 euros. Bautizado con el nombre ``Curva Nord Mario Alberto Kempes'', los más de mil seguidores -de entre 16 y 35 años- que allí se arremolinan no cesan en sus ánimos al equipo levantino.

Como lo hacen también quienes se dan cita en la innovadora Grada Jove -con presencia de 767 abonados para una capacidad total de 825 asientos- que, bajo el lema ``Nos gusta armarla, nos gusta el Mallorca'', animan al cuadro bermellón. Y lo hacen con unos precios que van desde los 65 euros para los menores de 14 años, 90 hasta los 18 y 120 de ahí hasta los 30 años.

Son ejemplos contados, pero iniciativas que han animado a nuevos y jóvenes socios, y de paso dado otro color a la grada. Entre la masa social del Athletic la idea también ha empezado a calar, y prueba de ello es que en la última Asamblea General de hace unos días, desde la tribuna de los socios se le planteó directamente a la Directiva rojiblanca esa idea, que fue no solo bien recibida, sino que se avanzó que el club está pensando en ello.

El secretario de la entidad, Javier Aldazabal, no se excedió en las pistas, pero sí que adelantó que «se está barajando» y que se quiere apostar por «el acceso a aficionados jóvenes». En otro momento de sus explicaciones, volvió sobre ello y adelantó que «estamos pensando en algo, estamos dándole forma, un espacio para niños». Sea como fuere, está claro que la Directiva de Josu Urrutia tiene en mente esa necesidad de dar entrada en el nuevo estadio a nuevas generaciones de athleticzales. «Queremos que haya un San Mamés más divertido y pegado al equipo», fueron sus palabras finales.

De momento, grada joven o similar al margen, los datos que hacen referencia a los llamados Socios Barria que ocuparán su asiento en el futuro estadio apuntan a una sustancial rebaja en la edad. Los menores de 17 años son en torno al 17%, frente al 4% de los socios actuales, y la edad media es de 34 años.

Pérdida de ambiente

Por mucho que Pep Guardiola dijera aquello de que «en San Mamés la gente anima tanto que parece que las cosas ocurren dos veces» por su gran ambiente, lo cierto es que esa caldera se percibe en toda su intensidad en partidos concretos, como los vividos la pasada campaña en Europa League.

En los encuentros de andar por casa, La Catedral se muestra fría la mayoría de veces, pendiente de que sea el equipo el que la arrastre, y los ánimos y cánticos desde la grada llegan puntualmente desde zonas como el fondo norte.
Fuente: Gara