martes, 9 de octubre de 2012

El Ayuntamiento cree que la ubicación del nuevo San Mamés "no es la mejor" para evacuarlo

El subdirector de Protección Civil del Consistorio, Pedro Izaga, reconoce que le gustaría que el estadio no estuviera rodeado por edificios y que contara con un "espacio exterior seguro"

Protección Civil del Ayuntamiento de Bilbao ha informado hoy de que el espacio exterior donde se evacuaría a los espectadores del Nuevo San Mamés cumple la normativa técnica vigente, pero ha expresado sus dudas sobre si su superficie lo haría lo suficientemente seguro en caso de emergencia. El subdirector de Protección Civil del Consistorio bilbaíno, Pedro Izaga, ha analizado las condiciones de seguridad del futuro estadio durante su intervención en la III edición del 'Día del Fuego', celebrado en la Biblioteca de Bidebarrieta de la capital vizcaína.


En su conferencia, Izaga ha reconocido que la ubicación del nuevo estadio, junto al antiguo y rodeado de algunos edificios, no es la mejor al no disponer de espacio diáfano suficiente para despejar la zona de evacuación. "El estadio no está donde nos gustaría que estuviera. Nos gustaría que tuviera muchos metros a la salida para disipar la evacuación sin problemas y un espacio exterior seguro", ha comentado.
Según Izaga, habrá una superficie de 61.000 metros cuadrados alrededor del estadio donde la gente se podrá refugiar en caso de desalojo por siniestros como un incendio. "¿Es este lugar exterior seguro? Sí, desde el punto de vista normativo. ¿Desde el punto de vista de protección civil es un lugar seguro? No", se ha contestado. "A esa gente hay que sacarla de ahí en condiciones de seguridad. ¿Se cumple el código técnico? Sí, pero nuestra exigencia tiene que ir un poco más allá", ha sentenciado.
Problema añadido

El futuro estadio tendrá un aforo de 53.170 espectadores, a los que a la hora de hacer un plan de seguridad, según Izaga, habría que añadir otras 5.000 que podrían estar en las instalaciones anexas al estadio, como el polideportivo, el museo y las tiendas que se proyectan construir. Según el responsable de Protección Civil, de éstas, unas 47.600 se dirigirían al centro de la ciudad en caso de desalojo, lo que supondría un problema añadido.

Para evitar que haya aglomeraciones en el exterior y eventuales situaciones de pánico, Izaga ha explicado algunas de las medidas que se están adoptando. Ha apuntado que varias de las salidas de emergencia se están reorientando para distribuir mejor la evacuación.

También ha comentado que no habrá mobiliario urbano (farolas, árboles, bancos, papeleras) en el exterior porque -"ya que no va demasiado holgado", ha insistido- este tipo de objetos complicaría la salida de la gente. "¿Con todo esto habremos acertado? No lo sabemos. Cumple la normativa y hay parámetros razonables de seguridad", ha resumido Izaga, quien ha detallado que la evacuación completa del futuro estadio se completaría en ocho minutos y la de los aledaños, en diez y medio.

Buena disipación térmica
Además de cumplir el código técnico de edificación, ha opinado que las características del nuevo campo son buenas para la prevención de incendios por la gran altura del campo, que permitiría una fácil disipación térmica y de los humos. Junto a esto, el graderío contará con un metro de anchura por cada 480 personas y no habrá puertas en los vomitorios, entre otras medidas. El nuevo estadio se prevé que esté finalizado antes de la temporada 2015-2016, aunque el Athletic podría empezar a jugar en él desde el inicio del curso anterior, ya que estaría construido en sus tres cuartas partes.

Sobre el viejo estadio, Izaga ha dicho que cuenta con unas vías de evacuación "inadecuadas" debido a que el reglamento que lo regula es de 1935. "No responde a ningún análisis con parámetros técnicos actuales. Bajo estos parámetros, tendríamos que coger el campo para demolerlo y hacer uno nuevo", ha reconocido.

No obstante, ha precisado que si no se cierra, es porque "no hay una situación de peligro ni de riesgo elevado". Izaga ha afirmado que el aforo del actual San Mamés -40.000 espectadores- tampoco es adecuado y que debería tener un 10% menos de asientos. San Mamés fue construido en 1913 y su última remodelación fue en 1982.

Fuente: CanalAthletic