lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Qué pasa con el arco de San Mamés?

Han empezado ya las obras del nuevo estadio y aún se desconoce qué ocurrirá con el emblema arquitectónico del club. ¿Merece la pena salvarlo? Una reflexión sobre el tema.
Momento de la construcción de la tribuna principal

Queridos responsables de la construcción del nuevo campo de San Mamés: ¿qué van a hacer finalmente con el arco que aguanta la tribunal principal del viejo estadio? Hace casi tres años, la futura ubicación del elemento arquitectónico más representativo del campo fue un tema ampliamente comentado. Su desaparición con el futuro derribo del estadio originó un multitud de ideas en las que incluso participó el propio alcalde Azkuna. La propuesta de aprovechar la estructura curva para convertirla en soporte de uno de los futuros puentes entre Deusto y la isla de Zorrotzaurre llevó incluso a efectuar una declaración pública de aceptación. Pero ahí quedó todo.

Ahora que ya se está cimentando la nueva catedral del fútbol habría que abrir de nuevo el debate. El arco tiene los meses contados y, si se quiere que sobreviva al viejo San Mamés, hay que ponerse las pilas.

El arco como pasarela según el proyecto presentado al Ayuntamiento

Dos son los obstáculos a sortear. El primero es técnico. El segundo, económico. Hay que conocer con exactitud qué se pretende llevar a cabo para ver si es viable desde un punto de vista arquitectónico e ingenieril. Y ligado a este extremo, saber si su coste es viable, además de descubrir quién se va a responsabilizar del desembolso. No corren buenos tiempos para la lírica ni para dispendios bilbainistas, pero creo que se le debería dar unas vueltas al magín para que el arco de San Mamés no se quede solo en un recuerdo. Lo agradecerán no solo los aficionados, también los ciudadanos de Bilbao. 
 
Por Alberto García

Fuente: http://blogs.deia.com/bilbaosigloxxi