miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sol, playa, jolgorio y, además, fútbol

LA FIFA ELIGE MAÑANA LAS SEDES DE LOS MUNDIALES DE 2018, QUE SE JUGARÁ EN EUROPA, Y EL DE 2022

SI TRIUNFA LA CANDIDATURA IBÉRICA, BILBAO ASPIRA A SER UNA DE LAS CIUDADES QUE ACOGERÁ EL GRAN EVENTO


JULIÁN GOIKOTXETA

ESTADIOS modernos; infraestructura suficiente, el AVE surcando de norte a sur y de este a oeste la península ibérica: puertos, aeropuertos, hoteles en cantidad y de calidad más que suficiente para acoger un evento de estas características, como pide la FIFA. Pero a la hora de la verdad, cuando los responsables de la candidatura de España y Portugal para el Mundial 2018 resuman y expongan mañana ante los 22 miembros del comité ejecutivo de la FIFA que deberán elegir quién organizará el evento futbolístico, todo se simplifica de forma considerable.

En pocas palabras. El Estado español ofrece sobre todo sol, mucho, sol; playas, cultura para quien la busque, juerga y jolgorio y, además, fútbol en su máxima exposición. ¿Quién puede ofrecer un paquete tan completo para un acontecimiento lúdico? ¿Los rusos? ¿Los ingleses? ¿Holanda?


Así lo sintetizó Miguel Ángel López en la entrevista que concedió a DEIA para explicar las expectativas con las que la candidatura ibérica tratará de vender en Zúrich, alrededor de las 10.00 horas de mañana, su mercancía al Comité Ejecutivo de la FIFA. Y en parecidos términos se ha expresado Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, que será uno de los intervinientes para dar fe del apoyo institucional a un evento que España tuvo la oportunidad de albergar en 1982.



La Candidatura Ibérica, además, contará con la presencia en Suiza de José Luis Rodríguez Zapatero y su homólogo portugués, el primer ministro José Sócrates, lo único que faltaba para cerrar un dossiercompleto. Porque, además de la oferta sandunguera y resaltar la importancia que tiene en fútbol por estas latitudes, la coalición hispano-lusa no exige que buena parte de los ingentes beneficios que aporta a la FIFA todo el entramado mercantilista de un Mundial se invierta en la construcción de infraestructura para el país organizador.



LA SEDE DE BILBAO 
La Candidatura Ibérica ha propuesto 18 ciudades sedes y 21 estadios, de los que 9 se renovarán, 5 serán de nueva construcción y 7 no necesitan retoques.



Sin embargo la FIFA debe realizar una criba conveniente, ya que el número de estadios previstos sólo son 12, y tres de ellos deben tener su suelo en Portugal, en Lisboa (dos) y Oporto. Con lo cual en el Estado español sobran nueve candidados. Bilbao, que ya fue sede en el Mundial de 1982 y además de su solera futbolística, tendrá listo y operativo para entonces el flamante San Mames Barria y dispondrá de una moderna red de comunicaciones, incluida la conexión con el AVE.



Para dar el impulso definitivo a la remodelación de Anoeta, Donostia también aspira a ser una de las sedes. Lo mismo que Santander o Gijón. Pero la FIFA, que decidirá dentro de dos años, considera fundamental que las ciudades de acogida abarquen toda la geografía del Estado anfitrión y no estén tan próximas entre sí.



TOCA GANAR DINERO 
Tras las enormes inversiones que exigieron llevar el Mundial al continente africano, y la que se requerirá para reactivar la obsoleta infraestructura futbolística de Brasil, que a duras penas está cumpliendo con el calendario para poner a punto la próxima cita, la de 2014, la FIFA quiere reactivar el negocio. Ganar pasta. A la hora de las garantías, la Candidatura Ibérica y la de Inglaterra son las que menos riesgos presentan para organizar el Mundial de 2018 según una valoración individualizado de la FIFA sobre los aspirantes.



El documento, elaborado por la comisión que visitó todos los países candidatos, sólo aprecia "riesgo medio" en dos aspectos de la candidatura ibérica de los 17 supervisados por la FIFA, que se refieren al operativo de estadios y a las instalaciones para selecciones. Los mismos peros pone a Inglaterra. El resto de conceptos relativos a transporte, televisión, garantías gubernamentales, documentos contractuales y operativos generales y legales merecen la calificación de riesgo bajo en las dos candidaturas.



La FIFA sólo aprecia alto riesgo al evaluar el transporte de Rusia, en concreto en sus aeropuertos y sus conexiones internacionales.



EL ARTE DE CONVENCER 
Además, los hombres de Villar y los de su colega portugués, Gilberto Madail, también han hecho labor de zapa. Es decir, han practicado el arte de convencer a cada uno de los 22 miembros de la FIFA que deben decidir a dónde va el negocio mundialista. ¡Cómo? ¿Y más que Inglaterra? ¿O que Rusia? He ahí la cuestión.



De momento se sabe que dos de los miembros de la FIFA que tenían que designar las sedes, el nigeriano Amos Adamu y el tahitiano Reynald Temarii, han sido apartados de semejante responsabilidad al poderse constatar cuan receptivos se mostraron hacia los sobornos.



¿Alguien más? Miguel Ángel López, en las declaraciones que realizó en este diario, dejó meridianamente claro que ninguna de las candidaturas acude a este tipo de citas, con tantos intereses en juego, sin haber atado antes todos estos cabos. ¿De qué forma? He ahí otra cuestión.



La acusación sobre un apaño con Qatar, que aspira a organizar el Mundial 2022, quedó en el limbo. Se conoce además que los tres votos que aporta Suramérica irán a la sede ibérica. Se trata del paraguayo Nicolás Leoz, a la sazón presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), el brasileño Ricardo Texeira y el argentino Julio Grondona. Los dos primeros apelan en sus razonamientos a lasmadres patrias respectivas y para persuadir al incombustible Grondona la selección española jugó un partido amistoso en Argentina, en el mes de septiembre.



El pasado lunes, un informe de la BBC revelaba que tres miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA que deben decidir las sedes aceptaron en 1990 sobornos por valor de 76 millones. Se trata, casualmente, de Leoz, Texeira y el camerunés Issa Hayatou. Casualmente, también, dicho informe procede de un medio de comunicación de Inglaterra, que también aspira a albergar el Mundial y desde donde se propagó el rumor del un posible intercambio de votos entre los ibéricos y Qatar.



Pero Villar, presidente de la Federación Española, está en todo y el pasado miércoles pidió un ora por nobis a monseñor Rouco Varela. Por si fallan los apoyos de este mundo.


Fuente: DEIA