sábado, 2 de octubre de 2010

La primera captación de futuros socios aportará más de 2,5 millones

LA ADECUACIÓN DE CUOTAS SE AJUSTA AL INCREMENTO PORCENTUAL DEL 2 POR CIENTO DEL NUEVO IVA


BILBAO. El futuro San Mamés se convierte en el ojo bonito del Athletic y de Bizkaia. El nuevo estadio, sin más, marcará un antes y un después en la entidad rojiblanca, que también deberá hacer frente en los próximos años a un desembolso de los 33 millones de euros en metálico que le corresponde dentro de las aportaciones pactadas entre todos los socios de la sociedad gestora del complejo (Athletic, Diputación Foral de Bizkaia, BBK, Gobierno vasco y Ayuntamiento de Bilbao).


La Junta Directiva, por tanto, activa ya los recursos para generar ingresos que alivie semejante esfuerzo inversor. Los cálculos, en este sentido, los va cerrando. De antemano cifra un mínimo de 4.500 futuros socios durante este quinquenio como fuente para cubrir ese gasto, siempre que la nueva masa social se comprometa a una filiación de por lo menos diez años.

El presupuesto para el presente ejercicio ya contempla la primera partida. Es decir, el club rojiblanco prevé ingresar unos 2,5 millones de euros en la primera campaña de captación de futuros socios que tiene previsto lanzar en fechas venideras. Baraja, en un principio, que sean 2.000 las personas que adquieran el nuevo carné del Athletic, con lo que recaudaría la cantidad estimada en sus cuentas, una vez que cada nuevo socio deberá desembolsar 1.300 euros en concepto de cuota de entrada.

UN ESFUERZO MENOR El Athletic, de esta forma, ha presupuestado 23 millones de euros en el capítulo de ingresos por socios y abonados, tres millones superiores a los recaudados el pasado ejercicio. La masa social rojiblanca, por tanto, protagonizará el 41 por ciento del global de los ingresos, mientras que un año atrás su aportación se reducía al 33 por ciento.

El socio, con todo, no verá castigado el bolsillo en la misma incidencia como sucediera en los tres primeros años del mandato de la actual Junta Directiva, que ya alivió la adecuación de las cuotas un año atrás, con el visto bueno al incremento del 2,7 por ciento. En el presente ejercicio, el esfuerzo se limitará al dos por ciento que marca el ajuste del nuevo IVA, por lo que virtualmente en Ibaigane lo consideran una congelación en el precio de los carnés en unos tiempos donde la economía no atraviesa por su momento más boyante.

Fuente: www.deia.com