viernes, 22 de octubre de 2010

El nuevo San Mamés, listo en tres años


EL CAMPO ABRIRÁ SUS PUERTAS EN LA CAMPAÑA 2013-14, AUNQUE TARDARÁ UNA MÁS EN ESTAR TOTALMENTE OPERATIVO W LOS TRABAJOS DE EXCAVACIÓN DARÁN COMIENZO A LO LARGO DEL PRIMER TRIMESTRE DEL PRÓXIMO AÑO




El 23 de marzo de 2007, con Ana Urquijo como presidenta del Athletic, la entidad rojiblanca puso la primera piedra virtual del futuro San Mamés. En aquella Asamblea Extraordinaria, los socios compromisarios dieron el visto bueno a la gestión y utilización en exclusiva del nuevo complejo. Un año atrás, la actual Junta Directiva tuvo que reclamar un nuevo refrendo del órgano soberano para seguir adelante con el mismo mandato ante las dudas creadas por la entrada como socio de San Mames Barria del Gobierno vasco de López. Ayer, Juan Antonio Zarate, contador de la Junta, se encargó de desvelar los detalles de esa gestión que reclamó al Athletic la masa social tres años y medio atrás.
Zarate informó de compromisos ya adelantados por este periódico en fechas recientes y presentó como novedad la construcción de tres cuartas partes del estadio para el verano de 2013, por lo que acogerá los primeros partidos en el inicio de esa temporada 2013-14, durante la cual se llevarán a cabo las obras de demolición del actual San Mamés, que pondrá fin, así, a un siglo de imborrables servicios. Para la campaña 2014-15, el futuro San Mamés operará al cien por cien de su rendimiento, aunque no precisó el aforo definitivo del mismo.
La sociedad San Mames Barria gestionará un capital social de casi 212 millones de euros, mientras que a lo largo del próximo noviembre licitará la segunda fase de los trabajos, los de excavación, que arrancarán a lo largo del primer trimestre de 2011, con lo que Zarate especificó que se están cumpliendo los plazos previstos desde que tuviera lugar, el pasado 26 de mayo, la colocación de la primera piedra real.
El contador de la Junta confirmó que el nuevo campo tendrá para el socio un coste cero, ya que se prevé que con 4.500 nuevos carnés, cuyos propietarios deben comprometerse a un periodo mínimo de filiación de diez años, se cubrirán los 33,6 millones de euros en metálico que tiene que desembolsar el Athletic, que también debe hacer frente a una inversión de medio millón al año como arrendatario de un estadio del que será único propietario cien años después de su inauguración.
"Dicho proyecto, ya hoy una realidad en ejecución, se fundamenta en un modelo de colaboración y participación interinstitucional, base imprescindible para el Athletic sólido y bien estructurado que queremos para el futuro", resaltó Fernando García Macua, que, como presidente del Consejo de Administración de la sociedad San Mames Barria, insistió en la garantía de que el acuerdo entre los socios "garantiza la defensa de los intereses del Athletic".

Fuente: www.deia.com