martes, 31 de agosto de 2010

La estructura del estadio absorberá el 40% del coste de construcción


LA LICITACIÓN DE LA OBRA MÁS COMPLEJA SALDRÁ A CONCURSO POR 60 MILLONES DE EUROS


P. RUIZ - Martes, 31 de Agosto de 2010


BILBAO. El 26 de mayo de 2010 está marcado como una fecha grande. Ese día se puso la primera piedra del futuro San Mamés, en lo que supuso el fin a una larga espera al pistoletazo de salida del que será la nueva joya de la corona de Bilbao. Semanas después de aquel acto con alta carga simbólica, las máquinas se pusieron en marcha.

Se trata de la primera fase de trabajos, destinados a la demolición de los cimientos y desescombro de la antigua Feria Internacional de Muestras de Bilbao, derruida hace tres años para habilitar el solar donde se levantará el nuevo estadio.

Aquel primer concurso público, publicitado el pasado 1 de mayo, dará paso a otra nueva licitación a lo largo del próximo octubre o noviembre, según estiman desde la sociedad San Mamés Barria y que corresponderá a la excavación y estructura del campo, por lo que el esqueleto del mismo se visualizaría dentro de un año.
Esta segunda fase absorberá casi el 40 por ciento del presupuesto previsto en la construcción del futuro estadio, cifrado en 154 millones de euros. Los cálculos apuntan a que la cuantía de la inmediata licitación, "que se realizará con luz y taquígrafos" según declaran desde San Mamés Barria, se elevará en torno a los 60 millones, lo que "supone la primera piedra de fuego del proyecto".

La sociedad gestora del futuro estadio estima que esta segunda licitación se zanje antes de que expire 2010, ya que esta obra se "prolongará durante todo el año que viene". Posteriormente a esta actuación, se sacarán a concurso público dos licitaciones más, que corresponderán a la infraestructura interna del complejo y a la explotación de los diferentes servicios.

Será para entonces cuando se palpe el impacto económico que generará el futuro San Mamés, cifrado en 584 millones de euros, superior al triple del coste de construcción, según se contempla en el informe redactado por la sociedad propietaria del complejo. La recaudación tributaria rondará los 92 millones de euros, lo que supondría un retorno del 90 ciento de la inversión pública efectuada, mientras que la explotación del estadio generará 356 empleos al año.



Fuente: www.deia.com