martes, 31 de agosto de 2010

Al Athletic le bastará con hacer 4.500 socios para satisfacer su aportación al nuevo campo


EL CANON DE INGRESO Y EL ADELANTO DE VARIAS CUOTAS ANUALES LE REPORTARÍAN LOS 33 MILLONES DE EUROS QUE DEBE DESEMBOLSAR.  7.000 HINCHAS AGUARDAN EN LISTA DE ESPERA, PERO IBAIGANE PREVÉ GANAR 11.000 SOCIOS


PAKO RUIZ - Martes, 31 de Agosto de 2010

BILBAO. Al Athletic le toca hacer números. El futuro San Mamés, la nueva joya de la corona de la entidad, obliga a hilar fino. Se trata de que el impacto del futuro complejo no haga tambalear la tesorería del club rojiblanco. Por ello, la Junta Directiva presidida por Fernando García Macua se ha metido en faena en un plan financiero que entiende viable y ajustado a la realidad económica.

El Athletic ya gestiona sus cálculos iniciales. Éstos se dirigen a cubrir su aportación a la sociedad San Mamés Barria, de la que es socio junto a la Diputación Foral de Bizkaia, la BBK, el Ayuntamiento de Bilbao y el Gobierno vasco. El club bilbaino deberá soportar un desembolso de 50 millones de euros, de los cuales 33 corresponden a dinero contante y sonante, en tanto que los 17 millones restantes procederán del valor de los terrenos del actual estadio.

Las matemáticas no fallan. La Junta Directiva ya conoce de dónde se surtirá para recaudar como mínimo esos 33 millones de euros. Una cantidad que llegará con la oleada de nuevos socios que arrastrará el futuro San Mamés, cuya capacidad superará en 13.000 asientos a la del actual campo.

Las previsiones las hace desde una visión conservadora. "Haciendo del orden de 4.500 socios nuevos, sus aportaciones en cuanto a cuotas de entrada y compromiso de vincularse al Athletic durante diez años nos garantizan financiar nuestra aportación sin ningún problema", confirma García Macua.

La calculadora se activa. La cuota actual de inscripción para cada nuevo socio se eleva a día de hoy a 1.300 euros, cifra que podría elevarse en 200 euros más a lo largo de 2013, año en que está previsto que el nuevo estadio abra sus puertas. El Athletic, de esa forma, ingresaría cerca de 7 millones de euros de golpe, con lo que se aseguraría más del 20 por ciento de su aportación global.

El resto del desembolso también lo sufragaría esa venidera masa social, ya que su condición de nuevos socios les obligaría a vincularse con el club durante un periodo de diez años. Un compromiso que generaría en las arcas de Ibaigane más de 27 millones de euros, una vez que el club tira de una media de 600 euros anuales (en el presente curso el carné más caro ronda los 900 euros, frente a los 300 del más bajo) por cada uno de esos 4.500 contribuyentes.

García Macua tira de una lectura positivista. "Tenemos un plan financiero muy razonable que se basa en unas expectativas y en unas bases que creemos que se van a dar. Fundamentalmente, es un proyecto cuyo alcance todavía no percibimos con claridad, pero nos va a permitir hacer hasta 10.000 ó 11.000 socios más", asegura, con lo que las previsiones recaudatorias se duplicarían incluso a partir de 2015, cuando el futuro San Mamés ya opere al cien por cien de su capacidad.

La masa social del Athletic se eleva a cerca de 35.000 socios, con lo que si alcanza la cifra de 46.000 cubriría más del 85 por ciento del aforo del nuevo estadio. De esta manera, el club podría poner a la venta un mínimo de 7.000 localidades, prácticamente el doble de las que puede despachar a día de hoy.

El presidente del Athletic, en este sentido, recuerda que son ya cerca de 5.000 las personas que se han interesado por convertirse en nuevos socios con el reclamo del futuro estadio, aunque tendrán prioridad aquellas que en su día, después de depositar una fianza de las antiguas 5.000 pesetas, ingresaron en la listas de espera.

PAGOS GARANTIZADOS La Junta Directiva prevé desvelar durante la próxima Asamblea General de Socios Compromisarios, que tendrá lugar en octubre, los detalles del plan financiero que está ultimando. El calendario de aportaciones y cantidades quedará en función de los plazos y costes que ocasione el transcurso de las obras, pero los rectores de Ibaigane han hecho unas primeras previsiones, que deben ser aprobadas en la próxima reunión del Consejo de Administración de San Mamés Barria.

El primer pago, al margen de los 17 millones de euros que sostienen los terrenos del actual campo, se afrontará en 2011, en lo que será el desembolso menor respecto a los que el Athletic tendrá que soportar en los tres años siguientes. El club trabaja desde fechas atrás en su negociación con diferentes entidades financieras de cara a pactar un crédito puente, para el cual pone sobre la mesa la garantía que aportan los nuevos socios que generará el futuro San Mamés.

El Gobierno vasco anunció el pasado marzo el calendario de sus aportaciones (cinco millones en 2010, diez en 2011, doce en 2012, trece en 2013 y quince en 2014).

Fuente: www.deia.com