viernes, 26 de febrero de 2010

García Macua considera "importantes" las diferencias con Lakua por San Mamés

Un módulo de atletismo y el pago de un alquiler por el disfrute de los espacios públicos aún separan al Gobierno López de San Mamés Barria. Aun así, Macua confía en colocar la primera piedra en primavera


BRUSELAS-BILBAO. El acuerdo para la incorporación del Gobierno que preside Patxi López a San Mamés Barria, la sociedad que gestionará la construcción y explotación del futuro terreno de juego del Athletic, no marcha todo lo bien que aseguró la consejera de Cultura, Blanca Urgell, cuando declaró que "sólo quedan unos flecos" para que el acuerdo sea una realidad. El propio Fernando García Macua, presidente del Athletic Club -integrante de San Mamés Barria junto a la Diputación Foral de Bizkaia y la BBK-, lo expresó así en la comparecencia que realizó a primera hora de la mañana de ayer en Bruselas, donde encabezó la expedición rojiblanca en el partido contra el Anderlecht. "Todavía quedan temas pendientes por resolver. Temas que tienen su importancia y su trascendencia y que hay que tratar de acordar entre los actuales socios de San Mamés Barria y los que quieren entrar en el proyecto. Seguimos confiando en que el acuerdo será posible y estamos absolutamente seguros de que el campo se va a hacer. En la sociedad tenemos el convencimiento y la voluntad de que la primera piedra se colocará esta primavera", fueron sus palabras.
Según ha podido saber este periódico, las grandes diferencias entre los actuales socios de San Mamés Barria y el Gobierno vasco se localizan en los usos públicos del futuro campo, así como en la explotación exclusiva que los estatutos de la entidad impulsora reservan al Athletic. El calendario de aportaciones es otro punto de conflicto.
Los representantes de Lakua pretenden que el futuro San Mamés Barria acoja un centro deportivo que incluya un módulo de atletismo: una recta de 100 metros y varias calles, y un foso para saltos. "Como Patxi López dijo en su día que San Mamés debía tener pista de atletismo, en Lakua están empeñados en que haya algo de atletismo. Lo que sea, pero que sea atletismo. Pero una recta así, como la que quieren, no entra en San Mamés", critica el portavoz de un socio de San Mamés Barria. Además, los socialistas pretenden ubicar en el recinto rojiblanco un Centro Vasco de Salud y Deporte, que con el paso del tiempo acogería la Agencia Vasca Antidopaje.
El Ejecutivo socialista apoya la idea del Ayuntamiento de Bilbao -entidad que ingresará en San Mamés Barria cuando comience la construcción del campo- de que el futuro campo cuente con un polideportivo público. De hecho, tanto el centro deportivo y el módulo de atletismo que impulsa Lakua como el polideportivo que propone Bilbao cuentan con el plácet de todas las partes. La diferencia radica en que que mientras el Ayuntamiento ve lógico el pago a San Mamés Barria de un alquiler por el uso de las instalaciones, desde Lakua entienden que el uso público exige una explotación gratuita y que, por tanto, los locales en que se ubiquen sus equipamientos deben estar libres de toda renta.
El director de Deportes del Gobierno vasco, Patxi Mutiloa, no quiso ayer comentar el estado de las cosas. "Éste es el momento de la prudencia. ¿La pista de atletismo? La Dirección de Deportes tiene claro lo que quiere, porque técnicamente es posible incluir en el futuro campo las instalaciones que queremos: todas entran". Pese a todo, Mutiloa declaró que "lo importante ahora es determinar qué se va a hacer en el futuro campo. De otros asuntos ya nos ocuparemos más adelante: ni siquiera hemos colocado la primera piedra".

Fuente: www.deia.com