miércoles, 27 de enero de 2010

La sede mundialista de Bilbao generaría 2.000 puestos de trabajo

«Estamos bien posicionados en esta pugna», se felicita García Macua


La comisión evaluadora de la Federación Española de Fútbol (FEF) visitó ayer Bilbao para examinar el dossier de la candidatura de la capital vizcaína al Mundial 2018, tal y como había adelantado EL CORREO. España y Portugal optan a organizar el torneo. Sus esperanzas han recibido un gran impulso después de que Joseph Blatter, presidente de la FIFA, dijera en Madrid que el torneo de ese año se disputará en Europa, lo que elimina a muchos rivales de la carrera.

Los emisarios federativos se entrevistaron durante dos horas y media en el palacio de Ibaigane con los impulsores de la candidatura, Gobierno vasco, Diputación, Ayuntamiento y Athletic. Los emisarios federativos pidieron discreción a sus interlocutores, aunque este periódico ha podido saber que se fueron gratamente impresionados por el dossier presentado por la ciudad aspirante.

El proyecto tiene una gran importancia económica para Bilbao, según se remarcaba en un estudio encargado por la sociedad San Mamés Barria a la ingeniería Idom, que ha elaborado el proyecto del nuevo campo.
En ese informe, se indica que la sede mundialista generará 2.232 puestos de trabajo en el entorno durante los meses previos y los días de disputa del torneo. Además, dejará 68 millones de euros en ingresos directos para la ciudad y otros 33 para la Hacienda pública y la Seguridad Social.

Con estos números sobre la mesa, Fernando García Macua, presidente del Athletic, resaltó en la tarde de ayer ante este periódico que «para Vizcaya y Euskadi es muy importante que Bilbao sea sede del Mundial. Y no sólo por razones económicas, sino porque además coloca a la ciudad en el mejor escaparate planetario, una Copa del Mundo».

El dirigente rojiblanco cree que la sede mundialista reafirma la importancia estratégica que para la comunidad autónoma tiene la construcción del nuevo San Mamés. «Si hay un Mundial en la península, Bilbao no se puede quedar fuera. En este punto hay que resaltar la visión que han tenido las instituciones vascas al impulsar la construcción de un nuevo campo».

Diecinueve ciudades pujan por ser sede en España. La Federación hará una criba en julio, hasta dejarlas en ocho más una sustituta. Estas serán, junto a tres portuguesas, las que entren en la candidatura que se presentará a la FIFA.