martes, 26 de enero de 2010

La Federación examina hoy la candidatura de Bilbao como sede del Mundial'2018



Diecinueve ciudades luchan por acoger los partidos de la cita a la que pugna junto a Portugal

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

La Federación Española de Fútbol (FEF) examina hoy en Bilbao el dosier de la candidatura de la ciudad como sede del Mundial 2018, que España y Portugal han solicitado bajo el nombre de 'Candidatura Ibérica', según ha podido saber EL CORREO. En caso de que este proyecto sea derrotado en la FIFA, los dos países han resuelto presentar su candidatura a la Copa del Mundo 2022, al que también Bilbao se postula como sede.

El comité evaluador de la Federación, que ayer estuvo en San Sebastián y hoy llega a Bilbao, está compuesto por Miguel Ángel López, coordinador de partidos de la FEF; y el responsable de viajes y logística, Antonio Limones.
En la capital bilbaína centrarán su trabajo en ver el proyecto del nuevo San Mamés y en pedir garantías de que estará construido para 2018, además de detenerse en el estudio de las infraestructuras y la capacidad hotelera de Bilbao. Su agenda incluye una entrevista con representantes del Athletic, Gobierno vasco, Diputación y Ayuntamiento, impulsores de la candidatura bilbaína.

El Mundial'2018 todavía no tiene sede. La FIFA la dará a conocer durante el Mundial de Sudáfrica. Aspiran a organizar la Copa del Mundo 2018 dos candidaturas conjuntas, España-Portugal y Bélgica-Holanda, y nueve individuales, las europeas Inglaterra y Rusia, las americanas Estados Unidos y México, las asiáticas Japón, Corea del Sur, Indonesia y Qatar y la oceánica Australia.

Sin embargo, la lista de aspirantes con opciones reales puede reducirse rápidamente a tenor de las palabras que pronunció ayer el presidente de la FIFA tras la reunión que mantuvo con el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en La Moncloa. Joseph Blatter dejó entrever que el Mundial'2018 se jugará en Europa. «Según hablé con el presidente de la UEFA, Michel Platini, en los últimos días en Moscú, en la elección del Mundial 2018 sólo se valorarán los candidatos europeos. Todavía no está decidido pero es la idea para facilitar el trabajo de FIFA y su comité ejecutivo», manifestó Blatter.

Antes de conocer la resolución de la FIFA, España y Portugal deben entregar su proyecto con las sedes elegidas en caso de ganar. Por el momento, diecinueve ciudades optan a la cita. Además de Bilbao y San Sebastián, luchan por ese objetivo La Coruña, Alicante, Barcelona, Elche, Gerona, Madrid, Málaga, Murcia, Salamanca, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza. La FIFA exige campos de un mínimo de 40.000 espectadores, que la mayor parte de ellas no tienen.

De hecho, en estos momentos, La Catedral no cumpliría los requisitos que se exige a un recinto mundialista -40.000 localidades y numerosos detalles en cuanto a palcos VIP, prensa y seguridad-,aunque sí los superará con amplitud el nuevo San Mamés, que ya estará en funcionamiento en 2018 y, desde luego, para 2022. El nuevo estadio tendrá aforo para 55.000 personas. La 'Candidatura Ibérica' debe señalar ocho estadios españoles, más uno de reserva. Portugal se quedará con tres sedes. Fuentes de la Federación indicaron ayer que la designación final de los campos tendrá lugar el 15 de mayo.

El Athletic fue el primer club vasco que se postuló. A su cobijo, la Real Sociedad vio la oportunidad de remodelar el estadio de Anoeta y quitar de una vez por todas las pistas de atletismo. Por eso, ha creado una sociedad denominada Anoeta Berria, que gestionaría el proyecto de un nuevo campo con el aforo requerido por la FIFA.
En el Athletic hay optimismo. Fernando García Macua ha constatado que en la Federación Española ha sido muy bien acogida su candidatura. Entre otras cosas porque luce dos grandes avales, un inquebrantable apoyo institucional y el nuevo estadio, cuya construcción arrancará en breve y será uno de los más modernos del torneo.

En contra de los intereses de la 'Candidatura Ibérica' obra la desconfianza de Joseph Blatter por las organizaciones conjuntas. El Mundial'2002 de Japón y Corea del Sur resultó extremadamente costoso, en buena medida por la duplicidad de sedes entre uno y otro país. En Europa, sin embargo, las candidaturas dobles de Bélgica-Holanda y entre Suiza-Austria funcionaron muy bien y la península Ibérica parece reunir condiciones sobradas para acoger una competición de estas características sin multiplicar los costos.

Convencer a Blatter y a los futuros votantes de FIFA de esta circunstancia es el trabajo que tienen por delante las federaciones española y portuguesa. Además, en los últimos tiempos los campeonatos coorganizados han sido habituales, como Bélgica-Holanda (Euro'2000), Corea del Sur-Japón (Mundial'2002), Austria-Suiza (Euro'2008) y Polonia-Ucrania (Euro'2012).