martes, 19 de enero de 2010

El Gobierno vasco apuesta por abrir un centro de alto rendimiento en San Mamés

La aceptación del proyecto, que «gusta» a los socios del futuro estadio, desbloquearía la entrada del Ejecutivo

JOSU GARCÍA josugarcia@diario-elcorreo.es BILBAO.





El plan para levantar el futuro estadio de San Mamés está más cerca de llegar a buen puerto. La tormenta institucional que se desató hace tres meses por los usos de la nueva 'catedral' amaina. El Gobierno vasco, que había advertido que no aportaría un solo euro a la iniciativa si no se garantizaba que la infraestructura tuviera una utilidad pública, ha presentado al Athletic, a la Diputación y a la BBK un proyecto para abrir un centro de alto rendimiento deportivo en la que será la nueva casa de la escuadra rojiblanca.

La propuesta formulada por el equipo del lehendakari «ha gustado» a los actuales socios de San Mames Barria, la sociedad que promueve la construcción del futuro estadio, según ha podido saber este diario. Su inminente aceptación -algunas fuentes señalan que es cuestión de días que se haga público el acuerdo definitivo- supondría poner viento en popa a toda vela a un plan que necesita de la financiación del Ejecutivo autonómico (55 millones de euros) para no naufragar en las procelosas aguas de la actual crisis económica.

El centro de alto rendimiento ocuparía algo más de mil metros cuadrados de superficie, presumiblemente en el subsuelo de uno de los graderíos, y sería una instalación pionera en Euskadi. Su objetivo sería fomentar el rendimiento de los deportistas vascos mediante la aplicación de alta tecnología e investigación. Funcionaría como un vivero de I+D aplicado a un sector que cobraría «un impulso importante y estratégico» hacia su tecnificación y profesionalización. El número de empleos que se crearían sería también «importante».

Uno de los puntos fuertes de la iniciativa es que no chocaría con la idea del Consistorio, lanzada primero por Ezker Batua y respaldada después por el alcalde de la villa, Iñaki Azkuna, de habilitar un polideportivo municipal en el interior del equipamiento. Ambas instalaciones serían «complementarias» y podrían compartir, incluso, vestuarios u otras zonas comunes, lo que supondría un ahorro evidente de espacio.

El plan que actualmente tienen sobre la mesa el Athletic, la BBK y la Diputación baraja una inversión inferior a los 2 millones de euros. La financiación aún no está cerrada. Sin embargo, fuentes cercanas al proyecto destacan que «no será un obstáculo», en un plan global que cuenta con un presupuesto cercano a los 175 millones de euros. Asimismo, las mismas fuentes ponen el acento en que construir el equipamiento propuesto no tendrá una afección directa sobre el proyecto constructivo redactado por la ingeniería Idom.

El encaje técnico estaría asegurado. En este sentido, en los últimos meses, tanto desde el Ayuntamiento como desde el Gobierno vasco, se han realizado varias consultas con el arquitecto, César Azkarate, para conocer de primera mano si los proyectos del polideportivo municipal y el centro de alto rendimiento tienen cabida en los planes iniciales, sin que ello suponga un quebradero de cabeza para los expertos y sin que provoquen una desviación apreciable en la memoria económica. Las únicas modificaciones de cierta entidad indican que habría que excavar un metro y medio más de profundidad y se perderían una docena de plazas de aparcamiento.

El centro de alto rendimiento contaría con varias salas polivalentes, una zona de investigación -donde se habilitarían diversas máquinas y aparatos médicos-, vestuarios, un gimnasio específico y una pequeña pista de atletismo de 60 metros. Se trataría de un área dedicada a atletas de especialidades -pértiga, triple salto de longitud...- que carecen de instalaciones adecuadas en el País Vasco y que buscan progresar en otras comunidades.

Participación de Tecnalia

El proyecto elaborado por el equipo del lehendakari cuenta con el respaldo de la sociedad de participación pública Tecnalia. Esta corporación, que aspira a gestionar el centro, propone contar con la colaboración de la Universidad del País Vasco y de otras fundaciones y empresas. Un modelo público-privado que funciona en lugares como Valencia, Holanda, Reino Unido o el estado norteamericano de Massachusetts.

Una de las ideas que quiere impulsar el Ejecutivo autonómico es la de crear una industria textil y de equipamiento que orbite alrededor del centro tecnológico. El planteamiento pasa por que el conocimiento generado en el nuevo San Mamés pueda ser aprovechado por firmas de material deportivo. Para ello, ponen como ejemplo el centro de la universidad británica de Loughborough, que cuenta con convenios de colaboración con importantes marcas como Nike, Reebook, Adidas, Salomon o Puma, para el desarrollo de productos de última generación.

La propuesta del Ejecutivo autonómico es «abierta» y los socios de San Mamés Barria podrán realizar sus aportaciones a medida que la idea vaya cobrando forma, destacaron las fuentes consultadas.