miércoles, 20 de enero de 2010

El Ayuntamiento apoya el centro deportivo para el nuevo San Mamés

La propuesta del Gobierno vasco despierta interés en el Consistorio, mientras que la Diputación la acoge con tibieza



El Ayuntamiento de Bilbao respaldó ayer la idea del Gobierno vasco de abrir un centro de alto rendimiento deportivo en el futuro estadio de San Mamés. «A un equipamiento de este tipo siempre hay que decir que sí, porque es bueno para la ciudad», afirmó la segunda teniente de alcalde, Julia Madrazo. «No obstante, nuestra prioridad sigue siendo habilitar el polideportivo, que va a ser lo que más van a utilizar los vecinos de la villa. En este sentido, estamos contentos y satisfechos porque la propuesta del equipo de Patxi López es compatible y complementaria con la nuestra», celebró.

El proyecto promovido por el Ejecutivo autonómico, cuyo contenido en profundidad fue ayer publicado por este diario, fue valorado a lo largo del día por varios de los protagonistas que trabajan en el impulso a la nueva 'catedral'. Se pronunciaron el propio Gobierno vasco y el Consistorio, pero también la Diputación y los grupos políticos municipales. No quisieron hablar la BBK ni el propio Athletic. «Por ahora, queremos trabajar con discreción», coincidieron en señalar representantes de ambas entidades.

El primero en referirse a la idea de abrir un centro para la tecnificación y mejora del deporte vasco fue José Luis Bilbao. El diputado general afirmó que «ni me gusta ni me disgusta». Lo importante, quiso resaltar, es que el campo «se va a construir». «Luego, nosotros no tenemos ninguna opinión especial para lo que se vaya a hacer en los 9.000 metros cuadrados que quedan aprovechables debajo de las tribunas», añadió. «Habrá que darle utilidad a esta superficie y, por ello, las ideas que se presenten, bien presentadas están». No obstante, advirtió de que «también hay un centro de alto rendimiento en Fadura, en Getxo», y puede que la decisión suponga «duplicar instalaciones». El portavoz oficial de la institución foral, Juan Mari Aburto, se expresó también en términos similares, aunque añadió que el proyecto «podría ser positivo».

Su homóloga en el Gobierno vasco, Idoia Mendia, también se refirió a la noticia publicada por este periódico. «El centro de alto rendimiento es una propuesta para ser debatida en el seno de San Mamés Barria. No es una imposición», aclaró. No obstante, dejó clara que puede ser una de las formas para que el proyecto tenga «un uso público», que es la condición impuesta por el lehendakari a la hora de apoyar económicamente la futura infraestructura. El Ejecutivo autonómico está dispuesto a aportar 55 de los 175 millones que costará la operación.
«No es una ocurrencia»

En el Ayuntamiento de Bilbao fue la portavoz de Ezker Batua, Julia Madrazo, que cuenta con el aval del alcalde Azkuna en este asunto, la que tomó la palabra. «Es un proyecto bueno para la villa, pero esperemos que no vaya en detrimento del polideportivo que aspiramos a habilitar. Creo que va a haber tiempo para hablar de ambas iniciativas, que pueden encajar muy bien», apuntó. La edil también lanzó un claro mensaje al diputado general: «Parece que la instalación pensada para los vecinos de Basurto ya no es una ocurrencia -así calificó la iniciativa Jose Luis Bilbao cuando la conoció-, ya que hay voluntad política y popular para llevarla a cabo», dijo. «Seguiremos adelante con tesón hasta que se convierta en una realidad», añadió.

Por su parte, el portavoz del grupo municipal del PSE, Txema Oleaga, hizo hincapié en la «importancia» del plan planteado por el Gobierno vasco. «Generará empleo y dotará de un plus y de un contenido extra al nuevo San Mamés cuando no haya partido», avanzó. El líder socialista destacó que la propuesta que hay sobre la mesa es «complementaria» con el polideportivo, que ha sido apoyado por todos los partidos con representación en el Consistorio. «Además -señaló- parece claro que el debate sobre el uso público ha calado hondo y que todo el mundo defiende que el estadio ha de tener una utilidad para cuanta más gente, mejor», concluyó.

Por último, Cristina Ruiz, del PP, aseguró que la idea «merece la pena ser estudiada», aunque mostró «sus dudas» a la hora de valorar «hasta qué punto el proyecto responde al interés general».