domingo, 11 de octubre de 2009

San Mamés entra en ebullición

Las obras de la Escuela de Peritos y del tramo final de los accesos de Bilbao han comenzado

Alberto G. Alonso - Domingo, 11 de Octubre de 2009


Bilbao. Bilbao abre una nueva zona de expansión urbanística. La actividad de excavadoras, camiones y grandes zanjas ya se ha iniciado en el área urbanística de San Mamés, más concretamente en la parcela que antiguamente ocupaba la Feria de Muestras de Bilbao. Dos de los tres grandes proyectos que durante la próxima década marcarán el desarrollo este área de más de 100.000 m2 tienen operarios trabajando. Se trata de la construcción del bloque que albergará las Escuelas de Ingenierías Técnicas Industrial y de Minas, en paralelo al edificio Bami, que acoge la sede de Hacienda y EiTB, y de los nuevos accesos a Bilbao, que entrarán desde la autopista A-8 hasta la plaza Torres Quevedo.

El primer proyecto es financiado por la UPV con ayuda económica de la Diputación de Bizkaia que apoya la creación de un polo universitario tecnológico en el área. El segundo es acometido por Bilbao Ría 2000 como necesaria continuación a los nuevos accesos que también el ente foral está construyendo desde principios de este año en torno a la A-8.

Queda por iniciar el tercer gran tajo, el nuevo estadio de fútbol, San Mames Berria. ¿Para cuándo? Ahora, solventado el problema de la financiación con la entrada definitiva del Gobierno vasco, únicamente resta finalizar los últimos trámites formales para que se solicite la licencia de obra oportuna en el Ayuntamiento de Bilbao.

Las fuentes municipales consultadas estiman que hasta la próxima primavera no concluirá ese proceso, aunque desde la Diputación Foral, como principal impulsora de la sociedad público-privada que financiará el campo, desean poner la primera piedra del campo antes de que concluya este mismo año. El horizonte para la inauguración lo puso el presidente del Athletic, Fernando García Macua, hace unas semanas, en 2015.

Serán, previsiblemente, unos trabajos complejos ya que tendrán que convivir el nuevo y el viejo estadio, en una zona infestada de obras y manteniendo todos los servicios que se prestan, desde los partidos de fútbol, pasando por la atención universitaria hasta terminar en el transporte público ferroviario y de autobuses que se aglutina en torno a la cercana estación de Termibus.

Los primeros síntomas de hiperactividad ya son palpables. El solar que albergó durante más de cuatro décadas la vieja feria y que en los últimos dos años ha permanecido vacío bulle. Cerca de una decena de excavadoras y camiones han empezado a remover tierras desde mediados de setiembre. Están preparando el terreno para los cimientos del primer edificio de la expansión de la UPV en la zona, cuyo acto oficial de primera piedra se espera concretar este mes con la presencia de los máximos responsables universitarios, forales y municipales.

Se trata de un granítico bloque paralelepípedo de fachadas color cobre que repetirá el emblema de la UPV en todo su alrededor. De casi 70 metros de altura, entre el nuevo San Mamés y el edificio Bami, se ubica entre ambas construcciones a una distancia mínima de 25 metros de cada uno. El edificio albergará a más de tres mil alumnos, en concreto 2.297 de la Escuela de Peritos y 789 de la de Minas.

Las dependencias de aulas, biblioteca, laboratorios y un parking con capacidad para 127 plazas sumarán un total de superficie útil de 27.000 m2. El proyecto tiene un presupuesto de 41,4 millones de euros y un plazo de ejecución de 26 meses, con lo que no se llegará a estrenar hasta el curso 2012-2013, una vez finalizados los trabajos de construcción y cubierto las necesidades docentes y de mobiliario.

Entre el edificio Bami y la futura Escuela también ha arrancado el segundo tramo de los accesos a Bilbao. Es el que da continuidad a las obras forales que en los últimos meses y semanas han provocado cortes y desvíos circulatorios. El tramo iniciado hace quince días por Bilbao Ría 2000 no afectará más que al escaso tráfico de la zona pero sus trabajos serán también complejos. Este vial, de apenas 500 metros de longitud y seis carriles de ancho -tres por sentido-, se construye a la vez que por debajo transcurre la circulación ferroviaria de Renfe y se deja listo, con una mayor anchura subterránea, el paso la futura variante ferroviaria. El tramo final se unirá al que viene de la A-8 en las inmediaciones del camino de la Ventosa, donde antaño se levantaba los laboratorios Labein. Una conexión que se espera esté lista para la primavera de 2012 y poder así derribar el viaducto de Sabino Arana, objetivo último de esta nueva entrada a la capital.

Por delante quedan todavía muchos años de grúas y hormigoneras en esta zona de expansión. Si las obras del nuevo San Mamés empiezan en el primer trimestre de 2010, hasta 2015 el Athletic no podrá estrenar el nuevo césped. Finalizadas las obras del estadio, la UPV tendrá que acometer la construcción de los otros dos edificios que completen el polo tecnológico, el de las ingenierías de Telecomunicaciones y Audiovisuales y el de la Biblioteca e I+D+i. Serán otros dos años más como mínimo si todo el puzzle urbanístico va encajando en los plazos y la financiación previstos. Así que hasta 2017 ó 2018 Bilbao no podrá dar por cerrada la operación de San Mamés.


Fuente: www.deia.com