miércoles, 28 de octubre de 2009

El Ayuntamiento propone abrir un polideportivo en San Mamés para garantizar su uso público

Bilbao Kirolak ha presentado su plan a la gerencia del Athletic y dice que «la melodía suena bien» en Ibaigane y «tiene viabilidad técnica» Madrazo: «Sirve a los intereses de todos y desatascaría el proyecto»


JOSU GARCÍA.-

Un polideportivo municipal dentro del nuevo estadio de San Mamés. Ésta es la propuesta que ha lanzado el Ayuntamiento de Bilbao al Athletic, pocos días después de que el Gobierno vasco amenazara con retirar su apoyo al proyecto si el futuro complejo deportivo se dedicaba en exclusiva a un uso privado. A juicio de la concejal de Urbanismo, la segunda teniente de alcalde, Julia Madrazo, la iniciativa ha sido «bien» acogida por el club y es «viable» tanto económicamente como desde el punto de vista arquitectónico. «Además -subraya la edil- servirá para garantizar una utilización pública del espacio, desatascando así un plan que, de otro modo, puede correr peligro».

La idea de habilitar un polideportivo en la corona de servicios que rodeará al campo -contaría con dos piscinas, un gimnasio y varias salas polivalentes- parte de los responsables de Bilbao Kirolak, organismo municipal controlado por Ezker Batua. Hace diez días, en medio del agrio debate sobre los usos que debería tener el futuro estadio, los ediles de EB comenzaron a valorar esta posibilidad. «Sólo en la zona de influencia de San Mamés contamos con 6.000 abonados; por lo tanto, tenemos una demanda muy importante de usuarios», plantea el concejal de Deportes, Jon Sustatxa.

El trabajo de 'cocina' está siendo arduo. El primer paso fue compartir la iniciativa con su socio de gobierno. «El alcalde lo ve con buenos ojos», asegura Madrazo. El siguiente llevó a los responsables de Bilbao Kirolak hasta Ibaigane. Su interlocutor en esta ocasión, la gerencia del Athletic. Los primeros contactos fueron discretos, pero, en las últimas horas, las conversaciones se han intensificado con un directivo de peso. Tercer movimiento: la dirección técnica del proyecto de ampliación del estadio. El arquitecto César Azkarate, afirman desde EB, estima que el polideportivo municipal puede «encajar sin modificaciones sustanciales en el diseño original» que ha preparado el equipo de la ingeniería Idom.

«La directiva nos dice que la música suena bien y ahora toca componer la letra entre todos, porque hay muchos aspectos que negociar y debatir», sintetiza la edil de Urbanismo. «Esto es sólo el principio», reconoce.

Sin embargo, Bilbao Kirolak tiene la certeza de que la iniciativa es una apuesta «ganadora», que «contenta a todas las partes». Según los datos que manejan, alrededor de 1.500 usuarios acudirían a diario a la instalación. «Esto es muy importante porque permitirá tener un complejo deportivo vivo a diario y no sólo cuando hay partido, es decir, cada dos semanas», valora Sustatxa. «Es más, los socios tienen que saber que esto supone una ventaja económica importante, porque no es lo mismo vender un restaurante o una tienda de camisetas en una zona sin afluencia de público a hacerlo en un entorno que frecuentarían 400.000 personas al año», argumenta.

Para EB, las ventajas del proyecto no terminan ahí. «Los estadios tienden a desertizar las zonas sobre las que se asientan. Con el polideportivo lograríamos un espacio más transitado y seguro», apunta Madrazo. A su juicio, «todo casa a la perfección» y se podrían conseguir efectos «sinérgicos» muy importantes. «Se satisfacen los intereses municipales, los del Athletic y también los de aquellos que han pedido insistentemente que se garantice un uso público, pero que han dado palos de ciego sin aportar soluciones viables».

La masa social

Con el apoyo del Ayuntamiento y la buena acogida de los responsables de Ibaigane, el reto de los impulsores del plan pasa ahora por convencer a los otros dos pilares institucionales que sustentan el costoso plan -175 millones de euros- del nuevo San Mamés. «La Diputación y el Ejecutivo autonómico tienen la obligación moral y política de decir 'sí' al polideportivo», afirma con contundencia la edil. «Es bueno para todos», recalca.

Si ambas administraciones dieran su plácet, el último escollo serían los socios compromisarios del Athletic. En la asamblea celebrada en la noche del pasado lunes ya dejaron claro que se oponen a cualquier fórmula que ponga en peligro una gestión exclusiva del campo. Así lo votaron nueve de cada diez asistentes a la cita convocada por Macua.

Una de las mayores reticencias que podrían tener los abonados del club hacia el polideportivo es que las instalaciones pudieran ser utilizadas sólo por vecinos de la capital vizcaína. Bilbao Kirolak ha pensado en ello. «Estamos dispuestos a negociar y hablar para que la masa social también se beneficie de las instalaciones», avanzó Sustatxa.


Una idea «de menos de 3 millones»

J. G..-
La idea de habilitar un polideportivo en el interior del nuevo San Mamés es «viable», sostiene Bilbao Kirolak. «Necesitaríamos una inversión de unos 2 millones para la obra de infraestructura y otro para el equipamiento deportivo. Estamos dispuestos a asumir esta inversión», adelanta su director general, Fernando Zubizarreta. La propuesta, destaca, «no entraña sobrecoste alguno para el estadio». Ésa es otra de las bazas fuertes que quiere jugar el Consistorio.
La instalación ocuparía unos 2.500 metros cuadrados. A juicio del organismo que gestiona el deporte en la capital vizcaína, la superficie encaja en el proyecto, ya que del aprovechamiento fijado en el planeamiento urbanístico (100.000 metros cuadrados) sólo se han agotado dos tercios. «Hay espacio de sobra», apuntan. El boceto con el que se trabaja implica que el diseño original apenas será tocado y que también se actuará en el subsuelo, por debajo del vuelo de la corona del campo.
El equipamiento municipal contaría con un gimnasio de última generación, vestuarios, varias salas polivalentes y dos piscinas, una para adultos y otra infantil, dividida, a su vez, en dos zonas bien diferenciadas: una orientada a los cursillos de bebés y otro pensada para el disfrute de los niños.
Otro de los factores que se ha tenido en cuenta es la implantación del campus tecnológico y la mayor presencia con la que va a contar la universidad pública en la zona. «Si prospera la iniciativa estamos dispuestos a llegar a acuerdos con la UPV para que sus estudiantes puedan acceder a' precios bajos al polideportivo», asegura Zubizarreta. «Hacer deporte en San Mamés tiene un componente emocional y de referencia muy importante y es algo que debemos explotar», añade. Ahora, sólo resta convencer al resto de los actores implicados.

Fuente: Canal Athletic