sábado, 12 de septiembre de 2009

El Gobierno vasco rectifica y acepta destinar dinero para el nuevo San Mamés

El consejero de Hacienda anuncia que reservará una cantidad «relativamente pequeña» en los Presupuestos del próximo año El PP supeditó su apoyo a las Cuentas a que hubiera una partida

JON FERNÁNDEZ.-


Se acabó el culebrón. El ultimátum de su socio preferente ha hecho recular al Gobierno vasco, que anunció ayer su intención de participar en la financiación del nuevo San Mamés. Un día después de que el presidente del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti, condicionara su apoyo a los Presupuestos del próximo año a la inclusión de una partida para el futuro campo del Athletic, el Ejecutivo autónomo se comprometió a reservar en ellos al menos una cifra modesta. Lo hizo por boca del consejero de Hacienda, Carlos Aguirre, quien garantizó esa medida si es «causa mayor» para que el Partido Popular permita aprobar las Cuentas de 2010. En plena crisis económica y obligado a apretarse el cinturón por el hundimiento de la recaudación fiscal, el Gabinete de Patxi López había sido hasta ahora reticente a aportar dinero público para un proyecto tasado en 175 millones de euros.

«Probablemente, las cantidades que se puedan poner en los primeros años serán relativamente pequeñas», apuntó Aguirre, socio del Athletic desde hace años y ferviente seguidor rojiblanco. Horas antes, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Bilbao, Txema Oleaga, había dejado entrever el viraje. «Yo creo que el Gobierno acabará entrando en la operación», pronosticó.

El Ejecutivo del PSE ha insistido, desde su toma de posesión, en que no juzga prioritaria la iniciativa y en considerar «un exceso» los 55 millones que los promotores del nuevo campo -las instituciones de Vizcaya, la BBK y el Athletic- le reclaman para financiar una operación de un club «privado». Ahora ha decidido abrir el grifo, aunque sea a cuentagotas. Lo hace a regañadientes; presionado por la Diputación, el Ayuntamiento de Bilbao, Ibaigane e incluso por sus aliados del PP. Y con algunos síntomas de descoordinación interna.

Mientras el consejero de Hacienda abría la mano tras asistir a unos cursos en San Sebastián, su compañera Idoia Mendia, portavoz oficial del Gabinete, respondía a la exigencia del PP ante las cámaras de ETB: «Este Gobierno no acepta órdagos». «Los Presupuestos de la comunidad son algo mucho más serio. Basagoiti tendrá que explicar muy bien a los alaveses y guipuzcoanos la necesidad de construir el campo». Responsables del Departamento de Cultura mantuvieron ayer idéntico discurso. Fuentes de la consejería insistían en su resistencia a aportar fondos, aunque admitían que esa actitud «podía cambiar» en función de las negociaciones con el Partido Popular.

Oferta de la Diputación

Mendia instó a los grupos políticos a «no hacer demagogia» con este asunto, una de las 'patatas calientes' que los socialistas han heredado del tripartito de Juan José Ibarretxe. El anterior Ejecutivo también puso trabas a participar en la financiación del estadio. La diferencia estriba en que el momento de poner la primera piedra está ahora mucho más cerca -se habla de comienzos de 2010-, una vez superadas las trabas propias de una operación de 'cirugía' urbana como la que se va a ejecutar en los antiguos terrenos de la Feria de Muestras.

Aunque aún falta por definir si el Gobierno vasco entrará en el accionariado de San Mamés Barria -la sociedad encargada de levantar el estadio de 53.000 espectadores-, la cantidad que pondrá y en qué plazos, dar con la fórmula adecuada no parece un obstáculo insalvable. El diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, se ofreció hace mes y medio a través de EL CORREO a adelantar el dinero al Ejecutivo de Patxi López si fuera necesario. «Si ellos en este momento no tienen partida presupuestaria, yo pongo más ahora y tú pones más luego», explicó.

Hasta ahora sólo la Diputación, la BBK, el club rojiblanco y el Ayuntamiento se habían comprometido a aportar su granito de arena. Faltaba el 'sí' de la Administración vasca. Numerosas voces le instaban a tomar una decisión; la última, la del alcalde de la capital vizcaína. Iñaki Azkuna pidió ayer al lehendakari que hiciera «un esfuerzo» económico porque, en caso contrario, el campo tendría «dificultades para salir adelante» en un escenario de caída de la recaudación vía impuestos, lo que ha mermado sensiblemente las arcas de todas las instituciones.

El regidor dijo «apoyar totalmente» las palabras de Basagoiti, quien destacó que el proyecto generará más empleados que los 7.000 anunciados por López en su plan '+Euskadi 09' y permitirá a Bilbao albergar eventos de primer nivel como conciertos o un Mundial de fútbol -España aspira a organizarlo en 2018-. «Los 55 millones no son para el año que viene, sino que se dividirán en cinco o seis años», puntualizó Azkuna.

La decisión de sufragar la construcción del nuevo San Mamés trastoca los planes de Cultura. En el departamento gestionado por la filóloga Blanca Urgell advirtieron ayer nuevamente de que en una situación «de emergencia económica» como la actual un desembolso de ese calibre no entraba en sus prioridades. «¿Qué pensaría una empresa en problemas si diéramos tanto dinero al Athletic?», se preguntaban. La consejería no tiene cerrado aún su presupuesto para 2010, por lo que «hay margen de maniobra suficiente», según las mismas fuentes.