sábado, 19 de septiembre de 2009

El Gobierno vasco garantiza el nuevo San Mamés con 55 millones en seis años

«Se ha acabado la incertidumbre, ahora sabemos que tenemos pleno apoyo financiero para el estadio», celebra el Athletic

J. ORTIZ DE LAZCANO.-


«Hasta ahora había incertidumbre. Ahora sabemos que tendremos un nuevo campo». Así se expresó ayer un alto directivo del Athletic tras conocer el resultado de la reunión que, con un alto simbolismo, mantuvieron en Ajuria Enea el lehendakari y el presidente del club, Fernando García Macua. El máximo responsable rojiblanco salió del encuentro con el resultado que esperaba: escuchar de la voz de Patxi López que el Gobierno vasco, pese a sus serios recelos iniciales, se suma a la financiación de los 175 millones que costará el futuro San Mamés y que lo hace, además, con los 55 millones que le solicitaban tanto la entidad como los otros socios del proyecto: la Diputación de Vizcaya, el Ayuntamiento de Bilbao y la BBK.
La entrevista, que se prolongó durante una hora, fue el empujón definitivo para garantizar que verá la luz el nuevo recinto en el que jugará el Athletic. Todas las partes implicadas en la operación ya habían comprometido su respaldo económico. Faltaba el 'sí' de la Administración vasca. En medio de una profunda crisis económica, que ha recortado un 24% la recaudación de impuestos en lo que va de año, el Ejecutivo autónomo había expuesto que no estaba en disposición de comprometerse en la iniciativa -tampoco lo hizo el tripartito de Juan José Ibarretxe que gobernó Euskadi hasta hace cuatro meses y medio- y que, además, no la consideraba prioritaria. Al final se ha visto forzado a rectificar por las presiones del PNV y, sobre todo, del PP, su socio preferente, que amenazó con impedir la aprobación de los Presupuestos si no incluían una partida para el futuro San Mamés. La pasada semana ya hizo el primer giro al asegurar una «pequeña» partida en las Cuentas de 2010, aunque sin asegurar que su aportación total llegara a los 55 millones reclamados.

El lehendakari y el presidente del Athletic se citaron para hablar sobre la implicación del Gobierno vasco en el proyecto. En la reunión, López, que se mostró receptivo y «muy amable» con Macua según las fuentes consultadas, se comprometió a poner la cantidad reclamada desde Ibaigane. Eso sí: su aportación no será en cuatro años, como la del resto de socios de San Mamés Barria, sino en seis, a una media de 9 millones por ejercicio. Según el acuerdo, el primer dinero procedente del Ejecutivo vasco llegará en 2010, ya que en los Presupuestos del presente ejercicio no fueron asignados fondos para el proyecto.

Fuentes del Gabinete del PSE explicaron ayer a este periódico que en la reunión no se trató «en detalle» sobre las cifras de 2010 y 2011, los dos años en los que la crisis le deja un menor margen de maniobra a la hora de financiar el nuevo San Mamés. En ellos pondrá menos dinero que en los siguientes. El pago correspondiente al primer curso será inferior a 5 millones de euros, señalaron responsables del Departamento de Economía y Hacienda.

Los 55 millones del Gobierno vasco se suman a una cantidad idéntica ya comprometida por la Diputación y la BBK, los 42 que pondrá el Athletic y los 8 del Ayuntamiento de Bilbao. Los 40 millones de diferencia entre ese montante total -215 millones- y la inversión a realizar -175- corresponden al valor de los terrenos que han cedido el club (el actual San Mamés) y la Diputación (la desaparecida Feria de Muestras).

Si Macua se había fijado como objetivo salir de Ajuria Enea con los 55 millones, Patxi López llevaba subrayada la necesidad de amarrar que la gestión del nuevo estadio será pública y no quedará exclusivamente en manos de una sociedad privada como es el Athletic.

El uso del estadio

En la nota conjunta que redactaron la Lehendakaritza y el club se resalta que Macua aceptó este planteamiento, aunque Ibaigane se reserva el derecho de «determinar el uso del campo de fútbol ligado a sus necesidades deportivas». Desde el Gobierno se aseguró que en la propuesta inicial enviada por San Mamés Barria al anterior Ejecutivo nacionalista se especificaba que «la gestión y explotación corresponde exclusivamente al Athletic».

Fuentes de la directiva restaron importancia a esta cesión y pusieron como ejemplo que ahora ya se organizan en el campo conciertos de música, como el de Bruce Springsteen tres días antes de recibir al Young Boys en la previa de la Liga Europa, un festival enmarcado dentro del convenio de colaboración firmado por la entidad rojiblanca con la Diputación y la BBK.

López y Macua coincidieron en valorar que el nuevo estadio supone un 'efecto palanca' en la economía por la «creación de numerosos puestos de trabajo», permite la regeneración urbanística de Olabeaga y la zona de San Mamés, y hace posible la ampliación de las instalaciones en la zona de la UPV y la mejora de los accesos por carretera a Bilbao. Tanto el lehendakari como el presidente rojiblanco subrayaron que el futuro campo «será un importante foco de atracción de miles de visitantes para Bilbao, Vizcaya y el País Vasco».

En Ibaigane se recibió por todo lo alto el resultado del encuentro, aunque el presidente eludió hacer declaraciones, tal y como habían pactado las dos partes para evitar polémicas en San Sebastián y en Vitoria. El club resalta que el acuerdo con el lehendakari «garantiza la construcción del estadio. Hasta ahora teníamos un proyecto. Desde ayer tenemos plenamente asegurada la financiación».

El siguiente paso se dará en las próximas semanas. En su condición de presidente de San Mamés Barria, Macua convocará a los otros socios de la entidad a una reunión de la que previsiblemente se acordará la fecha de colocación de la primera piedra. De momento, el Athletic mantiene sus plazos y da por hecho que las obras comenzarán en la primera mitad de 2010. De esta forma, el nuevo San Mamés estaría operativo en torno a la temporada 2014-15.