domingo, 10 de mayo de 2009

Diario de una final IV

Con los deberes hechos

Ayer fue un partido especial, de los que gusta vivir. Porque entre otras cosas es la previa de un gran momento. Y encima los jugadores cumplieron, y cumplieron a un gran nivel. Por eso las plantillas de los equipos la forman 25 jugadores. Y por eso Sr. Macua si el Athletic ha llegado a la final y la gana, será por toda la plantilla, no solo por los 18 jugadores convocados.



Y hoy, despedida a los jugadores en el último entrenamento en San Mamés, en el Carlton, y caravana acompañando al autobús al aeropuerto de Loiu. ¿Somos o no somos una afición diferente?


Y respecto al miércoles, me quedo con las palabras de Caparrós en una entrevista cuando se refiere a la motivación de los jugadores:


Para ellos es un momento muy especial. Estos no son extranjeros que vienen aquí, entrenan en Lezama y luego se refugian en su casa desde donde hablan por teléfono con su país. Aquí todo el mundo les habla de la final, los vecinos, los padres, los hermanos... Los jugadores han percibido la enorme importancia que tiene la cita, que hay personas muy cercanas suyas que se han cogido un día de fiesta para ir a Valencia. Eso provoca que el vestuario esté enrabietado y deseoso de escribir una página grande en la historia de este club. A algunos ya les he citado el caso de Endika. Veinticinco años después se le recuerda por su gol. Si ganamos por uno de diferencia, el que marque el gol en la final será recordado toda su vida. Dentro de cincuenta años los periodistas le llamarán para pedirle entrevistas. Para un jugador del Athletic no puede haber un sueño más grande que pasar a la historia del club




GORA ATHLETIC!