sábado, 24 de marzo de 2007

Una sociedad nacida tras un largo proceso

El Athletic, la Diputación Foral de Vizcaya y la Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) anunciaron la creación de una sociedad patrimonial mixta para asumir el proyecto de construcción del nuevo campo el 19 de enero. Fue el primer paso de un largo y tortuoso proceso que desembocó ayer con la aprobación por parte de los compromisarios del proyecto básico del futuro San Mamés.

El principal objetivo del grupo era servir de motor y de plataforma para un proyecto muy costoso -entre 180 y 200 millones de euros-. Por eso, desde el inicio, los tres socios reclamaron tanto al Ayuntamiento como al Gobierno vasco que se sumasen al proyecto. El Consistorio aprobó su entrada un mes más tarde, el 22 de febrero.

Sin embargo, un día más tarde, EL CORREO desveló que el temor del Athletic a perder control sobre el nuevo campo frenaba el acuerdo con la Diputación. «Aunque nos reservemos un 33 % de la sociedad, sabemos que somos el hermano pobre y que en el futuro podemos quedar a expensas de las decisiones que adopten los otros socios», explicó una fuente de la directiva.

A partir de ahí, arduas negociaciones desembocaron en un pacto por el que las decisiones se tomaban por «unanimidad». Fue con dos semanas de retraso sobre lo previsto. 'San Mamés barria', SL era una realidad.