jueves, 22 de marzo de 2007

Campaña contra el nuevo San Mamés

El socio de la moción de censura a Lamikiz pide votar "No"

Jueves, 22 de marzo de 2007
EUROPA PRESS. BILBAO

Bajo el lema "Estadio nuevo sí, pero no así", expone «once razones para votar no en la Asamblea» para ratificar la integración del Athletic en la Sociedad "San Mamés Barria", que gestionará la construcción del campo.

Incertidumbre deportiva. «Es una locura aprobar un proyecto como el que se presenta sin conocer la categoría deportiva» en la que se encontrará el conjunto rojiblanco «en el futuro», ya que, si descendiera, «la reducción de ingresos por derechos televisivos y de socios haría imposible hacer frente» a la inversión del nuevo San Mamés.

Falta de información recibida por los socios compromisarios» sobre el proyecto. «La mayoría del documento enviado expone detalles estéticos pero apenas aclara nada sobre el coste real».

Inexistencia de un Plan Financiero elaborado, que, a su entender, deja todo «a expensas de la "generosidad" de la BBK a la hora de aportar fondos a la nueva sociedad, fondos que posteriormente habrá que sufragar sin que exista una planificación al respecto».

Sin consulta previa. En cuarto lugar, alude a que el Athletic, «prescindiendo del procedimiento recogido en los Estatutos», no ha presentado el plan de construcción de San Mamés «previamente a los socios, sino que ha sido firmado para dejar pendiente la ratificación de los socios».

Incumplimiento electoral. En la misma línea, censura el incumplimiento de las «promesas electorales» de la Junta Directiva actual, recordando que «el cabeza de lista con el que se presentó (Fernando Lamikiz) prometió un referéndum entre todos los socios para todo lo relativo al nuevo campo».

Un presupuesto fantasma. «En un primer momento se hablaba de 180 millones de presupuesto pero en los últimos días ya se ha pasado a los 210 cuando todavía no existe un concurso abierto para su construcción ni se ha llegado a poner la primer piedra»

Incapacidad de la directiva, a la que acusa de haber aplazado «reuniones sobre la nueva sociedad "San Mamés Barria" porque no tenían cerrados los detalles legales más básicos».

Enajenación del club. En octavo lugar critica la «pérdida de capacidad de decisión y patrimonio» que supone el acuerdo firmado por el Athletic. «La colaboración de las instituciones públicas es bienvenida, pero no ceder nuestra independencia en la gestión y propiedad de nuestras instalaciones deportivas. Además, se está valorando a un precio muy bajo unos terrenos susceptibles de recalificación».

Falta de alternativas. «Mientras en otros clubes, sus socios tienen la oportunidad de elegir entre varios proyectos, a nosotros no nos queda más que un camino ya marcado», señala, añadiendo que «las primeras adjudicaciones se han hecho en la sombra».

Ocultismo. En décimo lugar reprueba «la nula transparencia, no sólo en este tema sino en general en todo lo que tiene que ver con su gestión» de una «directiva efímera que elude fijar una fecha de convocatoria de elecciones para tratar de cerrar el ejercicio aprobando las cuentas y bloquear las posibilidades de los nuevos dirigentes».

Asustar a los socios. Por último, critica que la directiva quiera «asustar a los socios» hablando de «una última oportunidad» para construir el nuevo campo, destacando que «no resulta creíble que tanto el Ayuntamiento como la Diputación den la espalda a una de las entidades más representativas del territorio».

El PSE, única abstención

Similares argumentos que Mayor Martín baraja el Partido Socialista de Euskadi (PSE), quien se abstuvo en las Juntas Generales que aprobaron en pleno tres acuerdos básicos para la reordenación de San Mamés y la construcción del nuevo campo.

Las entidades públicas aportarán 21.000 metros cuadrados de terreno al capital social de "San Mamés barria", pero el PSE expresó sus «dudas» sobre un proyecto que exigirá una inversión de entre 180 y 200 millones de euros «para ser utilizado unas 30 veces al año por un club privado».

Fuente: Deportes de Navarra