jueves, 22 de marzo de 2007

Ana Urquijo: «Quien se sienta Athletic debe votar a favor del nuevo San Mamés»

«Si hubiéramos vendido el solar para casas habríamos ingresado 68 millones, insuficientes para que el club construya un estadio moderno»

La pésima situación deportiva del Athletic no debe poner en riesgo el proyecto del nuevo San Mamés que la junta directiva presentará mañana a los más de 1.200 compromisarios del club para su aprobación. Este es el diagnóstico de la situación que presentó ayer Ana Urquijo. La presidenta dice sentirse segura, confiada en que sacará adelante su plan estrella porque, enfatiza, «quien se sienta Athletic debe votar a favor del nuevo campo».

-¿Qué significado tiene votar mañana a favor del campo?

-Votar a favor del proyecto más importante que el club va a acometer en los próximos años. Nos hemos empleado a fondo para conseguir que la bases sean las mejores. Lo que planteamos a la asamblea es validar el trabajo que sobre este proyecto ha realizado la junta.

-Supongo que es usted consciente de que no presenta el proyecto en el mejor momento de popularidad de su directiva.

-Esto no es un tema de popularidad, sino del Athletic. Esta junta lo presenta como un compromiso de gestión que en su día adquirimos.

-También será consciente de que en la asamblea de mañana deberá escuchar protestas por la grave situación deportiva.

-Es lógico. La mala situación deportiva del equipo es objetiva. Estoy seguro de que todos estamos frustrados por ello, pero el campo y la situación deportiva son conceptos que no se deben mezclar porque la responsabilidad que en estos momentos tiene esta institución es sacar este proyecto para el Athletic.

-El socio lleva doce años oyendo hablar del proyecto, pero aún no ha podido decir nada. Ustedes plantean el asunto como un 'ahora o nunca'. ¿Por qué no se ha dado voz al socio antes?

-La junta tiene la facultad y la obligación de gestionar. No es que no opinen. Opinan y van a opinar. No podemos plantear ideas difusas, sino un proyecto que pueda ser validado por los socios. ¿Por qué ahora? Porque se conjugan todas las circunstancias que permiten que este proyecto concreto, trabajado y bien estudiado, vaya adelante.

-¿Dónde quedó la promesa electoral, con la que concurrieron a los comicios, de hacer un referéndum?

-La promesa electoral del referéndum se dice en un momento dado, cuando estás fuera y no sabes lo que hay dentro. Cuando estás dentro te das cuenta de que los Estatutos marcan cómo se hacen determinadas consultas y lo que hemos hecho es cumplirlos.

-Pero conocerían los Estatutos antes de presentarse a las elecciones y lanzar esa promesa.

-Me imagino que en ese momento se hablaría de los Estatutos. Lo que vamos a hacer es una consulta a la asamblea soberana, que es la que va a decidir. Siempre he tenido mucho interés en que el socio conozca de primera mano toda la información, porque aquí no hay nada que ocultar.

-¿Tiene alguna duda sobre el resultado de la asamblea?

-No tenemos duda de que el proyecto saldrá adelante. Lo hemos explicado bien y entendemos que la asamblea lo va a ratificar porque es un acuerdo para el Athletic. Los que se sientan Athletic lo tienen que votar.

-¿Qué sucedería si los compromisarios desestiman el proyecto?

-El proyecto tiene unos tiempos. En este campo intervienen otros actores además del club. Si no se aprueba, este tren pasa. ¿Cuándo se podrá retomar? Lo desconozco. Las actuaciones urbanísticas se sustancian a partir de la aprobación de un área destinada a un campo. Si los compromisarios rechazan el proyecto, será el Ayuntamiento el que deba decir lo que va a pasar.

No contempla dimitir

-Este proyecto es la buena noticia que puede ofrecer su junta. Si se lo echan atrás, ¿que haría, dimitir?

-Esa variable no la contemplo. Lo que presentamos a la asamblea no tiene pegas, se mire por donde se mire, desde el punto de vista de ideas y de proyecto. En mi cabeza no entra que pueda echarse atrás, porque no hay causas objetivas para cuestionarlo. Hablamos del bien del club, con esa convicción lo presentamos. Puedo entender que haya dudas, pero cuanto más miro este proyecto más cuenta me doy de que es muy bueno para este club.

-¿No habría sido más razonable que este proyecto lo presentara la próxima junta directiva?

-Los Estatutos nos legitiman para hacerlo. Estamos aquí con una legitimidad total, porque los Estatutos prevén qué es lo que sucede cuando un presidente dimite. Luego, si estamos aquí con el refrendo estatutario, sería una irresponsabilidad dejar pasar esta oportunidad. Lo hacemos ahora porque se conjugan todos los factores propicios. No hacer ahora este proyecto sería una grave irresponsabilidad por nuestra parte. Entre otras cosas porque no hipotecamos en absoluto a la próxima junta directiva. La próxima junta además se encontrará con un trabajo bien hecho y fundamentado. Lo que nosotros hacemos ahora es facilitar el trabajo para los que vengan. No hacemos este proyecto para gloria nuestra, sino para que este club pueda tener herramientas para seguir siendo un gran club.

-Queda la sensación de que la junta ha llevado este proyecto en solitario, sin llamadas a ex presidentes o sectores del club para consultarles y pedirles consejo.

-¿Le consta eso?

-Me consta, sin ir más lejos, que sólo uno de los siete ex presidentes vivos, José María Arrate, acudió a la presentación del proyecto.

-Invitados estaban todos.

-Se les invitó la víspera del acto y por medio de llamadas de una secretaria.

-Estaban todos invitados y algunos se excusaron porque tenían otros compromisos y otros temas en su agenda. Eso no quiere decir que no lo hayan refrendado. Lo que hace usted es una interpretación, salvo que me diga que le han dicho que no lo refrendan. En las conversaciones que he tenido con los presidentes no he percibido que estén en contra. Sinceramente, es el mejor proyecto, es bueno, es válido, no tiene quiebras.

La tasación

-¿De dónde sale esa tasación de San Mamés a 800 euros el metro cuadrado, hasta un total de 17 millones? Las torres de Isozaki o la gasolinera del RAC, sin ir más lejos, se valoraron muy por encima.

-Porque las torres de Isozaki tienen calificación de suelo urbano, que no tiene el mismo valor que uno calificado como terciario. Un bien vale lo que el mercado está dispuesto a pagar por él. En este caso se toma como valor las permutas que se han realizado por parte de la Diputación en la Feria de Muestras. Ahí se da un valor de tasación, contemplado con soportes técnicos de la Diputación, que son los que evalúan ese suelo en ese precio. Como lo que vamos a hacer es aportar los 21.000 metros cuadrados del campo a 'San Mamés barria', se valora como el resto del suelo del área. Es un valor unitario para todo el trueque y aportaciones de suelo necesarios para el nuevo San Mamés.

-Pero no vale lo mismo el suelo que está al fondo de la Feria de Muestras que el de San Mamés, mucho más céntrico.

-Pero piense que aportamos 21.000 metros de suelo y la Diputación otros tantos. En un área urbanística no se puede poner un valor a un suelo y otro a otro. Todo el suelo adscrito a un área urbanística tiene que tener un valor unitario.

-¿No se han estudiado otras posibilidades, como la recalificación?

-La hemos estudiado, claro, pero no dependía del club, sino del Ayuntamiento. Si vendemos el campo para otros usos, pisos por ejemplo, no habría una plusvalía suficiente para hacer el estadio. No daba los números. Tenemos 21.000 metros y habríamos sacado 68 millones de euros si se destina para casas. Con eso nos quedaríamos en alrededor de un tercio del dinero necesario para la construcción, de 180 ó 200 millones, compra del suelo al margen.

-Con 'San Mamés barria', ¿el porvenir del club no queda irremediablemente bajo la tutela de la Diputación y la BBK?

-No, porque la gestión del campo va a ser del Athletic y que los acuerdos sean por unanimidad nos da una importante garantía.

-¿No habría sido mejor sentarse en San Mamés a esperar a que fuera el Ayuntamiento quien viniera a sacarle de ahí con una oferta suculenta?

-El socio ha señalado a las diferentes juntas que el campo lo quiere ahí, en la Feria de Muestras. La idea terca del socio es que el nuevo campo esté ahí. El gobierno del club se ha hecho eco de esa petición y hemos conseguido que nos instalen donde los socios quieren. El Ayuntamiento, haciéndose eco de la voluntad del Athletic, cumple un deseo de los socios, pero además pensando que es bueno también para la ciudad.

-Hablan constantemente de transparencia, pero la primera adjudicación, la del proyecto básico, la han hecho a dedo, a la ingeniería Idom.

-No me gusta esa expresión, suena a arbitrario. Las cosas tienen sus fundamentos. Idom es una empresa de Vizcaya, que ha realizado grandes proyectos en todo el Estado, e incluso en el extranjero. La decisión de que fuera Idom y no convocar un concurso la decidimos porque la huella que nos da el Ayuntamiento permite pocas florituras. No iba a dar mucho juego entre la diferentes empresas. El coste de un concurso es alto y para este proyecto nos pareció suficiente una empresa de reconocido prestigio.

-¿Quién asigna el trabajo a Idom, el club, la Diputación o la BBK?

-El Athletic es que el hace el encargo a Idom. 'San Mamés barria' lo hace suyo después.