lunes, 4 de septiembre de 2017

El Gobierno vasco no contempla construir la pista de atletismo de San Mamés

Los 5.434 metros cuadrados que el Gobierno vasco tiene derecho a usar en el campo de San Mamés seguirán de momento vacíos ya que el Ejecutivo que preside Iñigo Urkullu no contempla ejecutar los equipamientos a los que se había comprometido: un módulo de atletismo, un centro de innovación deportiva y otro de medicina deportiva. Por el contrario, el espacio cedido al Ayuntamiento de Bilbao para la construcción de una zona polideportiva está en proceso de adjudicación y estará concluido en 2019, con dos años de retraso.

La entrada del Gobierno como socio en el capital de San Mames Barria, la empresa que se constituyó para construir el campo de fútbol del Athletic, con 50 millones de euros, implicó como contraprestación la cesión de un amplio espacio en el que el Ejecutivo se comprometía a ubicar una serie de equipamientos. En concreto, un módulo de atletismo de 112 metros de largo por 12 ancho en el que se habilitaría una pista para 60 metros lisos, espacios para salto de altura, longitud, triple salto y pértiga y lanzamiento de peso. Junto a esa infraestructura se prometió construir los centros de medicina deportiva y de innovación deportiva.

Más de dos años después de la finalización de las obras del estadio, el Gobierno vasco ha confirmado a este periódico que la construcción de esos equipamientos «no está entre las prioridades de inversión del Gobierno vasco a corto plazo». Estas mismas fuentes han señalado que ésta es «una cuestión que se habrá de definir y abordar en el futuro», aunque no han concretado ni fechas ni presupuestos.

Otro de los socios de San Mames Barria que exigió contraprestación por su participación, el Ayuntamiento de Bilbao, sí que se ha puesto manos a la obra y ya ha licitado el concurso para la construcción de una piscina, una zona de spa y varios gimnasios, eso sí, con más de dos años de retraso ya que el inicio de las obras estaba previsto para 2015 y no comenzarán hasta finales de este año. El presupuesto del equipamiento, dirigido al barrio de Basurto y de los universitarios de los centros de la zona, se eleva a casi cinco millones de euros. La piscina de 50 metros será la primera con la que contará Bilbao de esas dimensiones y cubierta. El Ayuntamiento no puso dinero para la construcción del nuevo San mamés, pero renunció a cobrar las tasas por licencias de obras, que se elevaban a unos 12 millones de euros.

Ayer, el lehendakari Urkullu, acompañado de tres consejeros del Gobierno vasco y otras autoridades como el diputado general de Bizkaia, acudieron a la inauguración del nuevo museo del Athletic Club en un acto al que acudieron alrededor de 200 personas.

Fuente: El Mundo