domingo, 15 de septiembre de 2013

Larga vida a San Mamés

La masa social rojiblanca, presa de la expectación más agradable, rindió su primera visita al nuevo hogar del Athletic en el esperado entrenamiento de puertas abiertas celebrado en la tarde de ayer

ARKAITZ ARAMENDIA

Las puertas de San Mamés, abiertas. El corazón del nuevo hogar del Athletic, en funcionamiento, bombeando ilusiones y albergando ya infinitos sueños por cumplir. 99 días después del último partido que albergó la ya derribada Catedral, nada era lo mismo ayer y, al mismo tiempo, todo parecía ser igual. La mística, la historia y el centenario recorrido del viejo San Mamés han dado paso a un irreconocible solar con pasadizo directo hacia un nuevo cielo rojiblanco.

De un enorme e impactante vacío repleto de emociones pasadas emerge ahora, a escasos metros, un reluciente y fastuoso campo que vivió ayer su primera reunión familiar. Y lo hizo, con el entrenamiento de puertas abiertas que realizó la primera plantilla rojiblanca como motivo de unión, bajo el cobijo de su inseparable y fiel masa social. Jóvenes y no tan jóvenes, unidos por un carnet y un innegociable sentimiento de pertenencia, lo apoyaron en su estreno extraoficial. En total, fueron algo más de 10.000 los socios y socias que participaron en el ensayo general con vistas al partido del lunes ante el Celta, aunque la razón de la visita iba más allá de eso y de cuanto aconteciese sobre el verde. En el fondo, daba igual que hubiese un entrenamiento del primer equipo, un concierto o el final de etapa de una vuelta ciclista.

Esas experiencias ya las vivió y disfrutó el antiguo San Mamés. Ayer se trataba de dar la merecida bienvenida al nuevo campo y de palpar las primeras sensaciones en el asiento correspondiente a cada socio. Dar la mano a San Mamés en su primera presentación en sociedad, cubrir sus asientos y volver a respirar el aroma a fútbol que ya desprende el nuevo coliseo bilbaino eran los objetivos primordiales.

Porque La Catedral, durante los cien años que reinó en su anterior forma de vida, no se cansó de albergar fútbol y su nueva y remodelada versión tampoco se espera que lo haga. Lo observado durante el entrenamiento vespertino de ayer, a pesar de no servir como pulsómetro por el singular cariz de la cita, sirvió para corroborar las buenas sensaciones que existían de partida. La estructura del campo, así como su notoria proyección hacia el césped, así lo demuestran. Esa es la mejor noticia: San Mamés seguirá intimidando para encoger a los rivales y catapultar a los leones.

NACIDO PARA IMPRESIONAR Ayer, con las gradas lejos de presentar un lleno y con la zona sur totalmente desvestida, al descubierto, quedó claro que en caso de querer, San Mamés está preparado y concebido para impresionar. La Catedral, solemne, resurgió de sus cenizas y albergó un entrenamiento que fue mucho más allá de lo estrictamente deportivo desde mediada la tarde.

Las puertas se abrieron a las 18.30 horas y en cuanto saltaron al césped los jugadores -a las 20.00 horas- se amontonaron los aplausos por primera vez en San Mamés. Como si de una visita de etiqueta se tratara, con la concentración y la expectación como maletas de equipaje, la masa social optó por la reflexión, las cámaras de fotos y los comentarios entre afines relacionados con la majestuosidad que irradia el recién nacido campo.

Los jugadores, en su intento de completar el entrenamiento del modo más natural posible, aprovecharon la salida al terreno de juego para escanear el lugar con miradas bautizadas por el orgullo. La función iba a comenzar y las piernas volarían sobre el verde.

Ernesto Valverde, que encabezó la puesta en escena del equipo, programó una sesión con el balón y las porterías como grandes protagonistas. Al igual que acostumbra a suceder en las instalaciones de Lezama, los jugadores dieron forma a un entrenamiento atractivo para los aficionados, que no dudaron en aplaudir todos y cada uno de los goles que se marcaron. Aduriz, Susaeta, Gurpegi y otros tantosleones vieron portería para subir los decibelios en torno a la cita, por la que desfilaron miles de socios dando pie a imágenes e instantáneas para el recuerdo.

Y es que además de los socios y socias que pudieron y decidieron visitar San Mamés, fueron muchos los curiosos que aprovecharon el carácter inacabado del estadio para acercarse al lugar y tratar de observar a los de Valverde desde el exterior, desde la distancia.

PARTIDILLO CON PISTAS Sobre el verde destacó el partidillo que disputaron los jugadores. En él, con diez rojiblancos desafiando a otros diez, florecieron algunas pistas de cara al inminente envite frente al Celta de Luis Enrique.

A la espera de lo que pueda observarse en los dos entrenamientos restantes y de lo que manifieste Valverde en la rueda de prensa previa al partido, la prueba de ayer invitó a pensar que, ante la baja casi segura de Balenziaga -Ekiza tampoco entrenó con el grupo e Ibai participó con absoluta normalidad-, Saborit puede ser el elegido para ocupar el lateral izquierdo. El barcelonés, que ya salió de inicio ante Osasuna, formó en el equipo en el que asomaron Iraizoz, Iraola, San José, Gurpegi, Mikel Rico, Beñat, Herrera, Susaeta y Toquero.

Diez jugadores que, como el resto de los presentes, disfrutaron de una cita que camina ya ligada a la historia del nuevo San Mamés.



bilbao hotel accommodation

Fuente: DEIA