miércoles, 28 de agosto de 2013

El Athletic tiene previsto entrenarse la próxima semana en el nuevo San Mamés

Si todo va bien y las obras lo permiten, la primera plantilla se ejercitaría en su estadio un par de días y comenzaría con su proceso de 'aclimatación'

R. BASIC 



El Athletic se medirá el domingo al Real Madrid y luego habrá un parón liguero que le vendrá de perlas al club, sobre todo por las obras de construcción del nuevo campo. Un par de semanas que servirán para acondicionar la infraestructura y resolver los últimos detalles de cara a su inauguración ante el Celta, en la cuarta jornada, un partido que todavía está pendiente de fecha y hora y que será televisado por Cuatro. Durante este paréntesis, y si los trabajos lo permiten, los rojiblancos realizarán sus primeros entrenamientos en San Mamés. Lo harán a lo largo de la próxima semana y comenzarán a familiarizarse con la futura Catedral.

Ernesto Valverde ya dijo en su momento que le gustaría completar unas cuantas sesiones en el nuevo estadio antes de recibir al Celta. Una demanda lógica que será atendida por el club, que estudia abrir sus puertas la semana que viene para que la plantilla pueda reconocer el campo y empezar con su proceso de 'aclimatación'. Las fechas que se barajan en estos momentos son las del 4 y 5 de septiembre, el miércoles y el jueves, aunque existe una flexibilidad absoluta en este sentido y la presencia del primer equipo en el coliseo rojiblanco podría adelantarse o retrasarse en función de la disponibilidad de la infraestructura.

Hace unos días concluyó la colocación del césped y prosiguen los trabajos de urbanización y de acondicionamiento de diversas zonas del estadio, que entrará en funcionamiento en menos de tres semanas. Varios jugadores y miembros del cuerpo técnico ya se han acercado a San Mamés para ver cómo evolucionan las obras -Ander Herrera incluso publicó una foto en la que se le veía dentro del campo con casco y chaleco reflectante, en compañía de un amigo- y dentro de nada tendrán la oportunidad de acceder a los vestuarios, vestirse de corto y pisar el césped de La Catedral.

bilbao hotel accommodation