domingo, 20 de enero de 2013

La cubierta del nuevo San Mamés

El estadio afronta la parte más espectacular de su obra con la instalación de la cubierta y la piel exterior

Las obras del nuevo San Mamés marchan viento en popa. Dentro de unos meses, la centenaria Catedral cerrará sus puertas para dar paso al espectacular estadio que se levanta junto a ella. El próximo 15 de septiembre es la fecha elegida. Hasta ahora, el recinto ha mostrado su esqueleto, pero pronto pronto podrán verse sus rasgos más característicos, especialmente su espectacular cubierta.


Gráfico: Gonzalo de las Heras
La solución ingeniada es a base de cojines hinchados de ETFE (Etileno-TetraFluoroEtileno), un material muy apropiado para este uso deportivo. Dichos materiales, dispuestos de manera radial y adaptados a la estructura, tienen diversas composiciones de varias capas en función de la presión de viento que deben soportar. De este modo, la cubierta del nuevo San Mamés estará formada por 480 cojines de doble capa, que cubrirán un total de aproximadamente 22.000 metros cuadrados. Todo un espectáculo que garantizará la claridad gracias a las siete zonas distintas para el paso de la luz.

Por eso, a imagen y semejanza del Allianz de Munich, los cojines tendrán una lámina superior con diferentes grados de opacidad conseguida con serigrafías de puntos, y una lámina blanca en la capa inferior. En aquellas zonas donde se considere que el sol llega con más dificultad, estas piezas tendrán la capa superior toda transparente. Con esto se busca que el césped esté siempre en perfectas condiciones, y que no se degrade como en aquellos recintos en los que apenas llega la luz y la aireación, y hay que echar mano de los tepes cada poco tiempo para mantenerlo en perfecto estado.


MÁS INFO EN: www.sanmames.org
Fuente: El Correo