martes, 4 de diciembre de 2012

Adiós con el corazón

Ante el Sparta acogerá el último de los 79 partidos continentales de su historia
El Athletic sólo ha perdido 6 de esos duelos jugados

RAFA BEATO


No será el del jueves un partido más. Tampoco una de esas noches de gloria europea que atiborran las gradas de La Catedral y amenazan con tirar abajo sus ya vetustas tribunas. Qué va. Ni tan siquiera el partido entre el Athletic-Sparta Praga servirá para jugarse algo en lo clasificatorio, pero será un partido que hará derramar lágrimas, de emoción, a muchos aficionados del club bilbaíno.

El duelo del jueves será el partido de competición europea número 79 que se disputará en el campo de San Mamés, un partido irrepetible e imborrable. Salvo enorme sorpresa, el último que se juegue sobre el terreno de juego de La Catedral. Y eso, sin duda, son palabras mayores.

Después de 56 años y 77 duelos europeos de media docena de competiciones, la historia europea de La Catedral se traslada tan sólo unos metros hacia Olabeaga, allí donde se hiergue ya majestuoso el nuevo estadio de San Mamés, que ha de estrenarse, plazos de construcción mediante, la próxima temporada.

Esos duelos europeos presentan un balance espectacular: sólo han ganado seis rivales en San Mamés e igualado 15 encuentros, con 56 triunfos locales en una Catedral que se ha convertido en casi inexpugnable.

Atrás, lejísimos, queda aquel 25 de setiembre de 1956, fecha en la que se jugó el Athletic-Porto de la recién creada Copa de Europa que se saldó con triunfo apurado, 3-2, de los leones, con hat-trick de Artetxe.

El extremo formaba parte de un once para la historia que completaban Carmelo Cedrún, Orúe, Garay, Canito, Mauri, Maguregui, Marcaida, Merodio, Uribe y Piru Gainza. Luego llegarían muchas más tardes, cuando no había luz, y noches de gloria continental aderezada con alguna que otra noche de desazón y amargura.

Hasta 2005 invictos en UEFA
Han sido pocas, seis, y la mayor parte en la era moderna. De hecho, hasta 2005, por ejemplo, el Athletic no había perdido partido alguno en la Copa de la UEFA. En febrero de aquel año fue el Austria de Viena el primero que profanó La Catedral en dicha competición tras aquel aplazamiento de la ida por la nieve.

Antes del equipo austriaco, uno de la media docena de ganadores en San Mamés, lo hizo el Ferencvaros húngaro, el primero que ganó en San Mamés, en la Copa de Ferias 67-68, Liverpool en la Copa de Europa 83-84 o ya en al era más moderna el Young Boys suizo, los alemanes del Werder Bremen, en un partido ya intrascendente para la clasificación, o el Olympique de Lyon esta misma campaña.
Fuente: Marca