miércoles, 5 de septiembre de 2012

El Gobierno vasco insiste en que el Athletic pague más por el nuevo San Mamés

Mendia insta al club a reflexionar sobre su aportación tras ingresar 40 millones, «por no hablar de lo que ha perdido con Llorente»

OLATZ BARRIUSO En Twitter:@olatz76

El debate sobre la financiación con dinero público del nuevo San Mamés ha entrado de lleno en campaña electoral, en un momento en el que la amenaza de nuevos recortes aviva el rechazo ciudadano a que las instituciones participen en la construcción del campo. Y el mensaje del Gobierno vasco parece orientado a calmar esa indignación, sobre todo después de la venta de Javi Martínez al Bayern de Munich, que ha permitido ingresar 40 millones de euros en las arcas del club de Ibaigane. Después de que el lehendakari López dejase caer el pasado lunes que, consumada esa operación, la «implicación» del Athletic en la financiación del proyecto debería ser «bastante» mayor», la portavoz de su Ejecutivo, Idoia Mendia, insistió ayer en pedir a la directiva que preside Josu Urrutia una «reflexión» sobre la conveniencia de variar las condiciones del acuerdo -aportar más dinero, en definitiva, o que el Ejecutivo aporte menos- ahora que sus cuentas están más saneadas, algo a lo que el Athletic ya se ha negado.

La inyección de liquidez por la venta del centrocampista navarro ha puesto sobre la mesa la posibilidad de revisar las condiciones del acuerdo alcanzado entre los socios de San Mamés Barria, al que el Ejecutivo del PSE se adhirió en marzo de 2010 tras no pocas dudas y presiones de su entonces socio preferente, el PP vasco de Antonio Basagoiti. El Gabinete López entró en la sociedad con el compromiso de aportar 55 millones de los 180 en los que se había presupuestado entonces la obra, la misma cantidad que la Diputación vizcaína y la BBK. El Ayuntamiento de Bilbao colaboraba con otros 11 millones e Ibaigane ponía 42, de los que descontaba el valor del solar del actual estadio.

No obstante, el Gobierno vasco, que ya se vio obligado en octubre de 2011 a comunicar un aplazamiento en los pagos por las estrecheces derivadas de la crisis, cree que ha llegado el momento de revisar las condiciones pactadas e incluso de plantear un debate en profundidad sobre el apoyo institucional al deporte profesional, que «debería ser capaz de generar sus propios recursos». Por una razón «de sentido común», sostienen en el Ejecutivo: el Athletic ha ingresado 40 millones, «cantidad que no tenía» cuando se firmó el acuerdo y que «cambia absolutamente la foto económica» del club, según constató ayer Mendia tras la reunión del consejo de Gobierno.

«Por no hablar de los millones que ha perdido con Llorente», añadió la consejera de Justicia e Interior, bilbaína y nada ajena, por lo tanto, al enraizamiento social del club en el territorio. Mendia se refirió así, cosa inédita, a la decisión de la junta directiva de exigir el pago íntegro de la cláusula de rescisión del riojano -36 millones- para permitir su salida. En todo caso, la consejera eludió precisar en qué cantidad debería cifrarse la hipotética nueva aportación del Athletic y reconoció que no han existido contactos ni ninguna «petición formal» para reformular el acuerdo.

«Con la que está cayendo»

No obstante, insistió en la necesidad de repensar las aportaciones al nuevo San Mamés «con dinero de todos los ciudadanos» y «con la que está cayendo». Eso sí, dejó claro que el Gobierno vasco «ha cumplido y cumplirá» los compromisos adquiridos. En plena carrera hacia las urnas, el mensaje cala, aunque no tenga consecuencias. No en vano, una encuesta dada a conocer por el Ejecutivo socialista en abril de 2010 concluía que la mitad de los vascos se oponía a que el Gobierno aportase cantidad alguna al campo.

No obstante, no parece que ni la Diputación, en manos del PNV, ni el PP vasco, decisivo en su día para forzar la inclusión de partidas en los Presupuestos de López para San Mamés Barria, estén dispuestos a secundar el discurso de los socialistas. En la órbita de Sabin Etxea existe la convicción de que la financiación del nuevo estadio «no es un tema de debate» porque hay unos «compromisos firmados y lo lógico es respetarlos». Antonio Basagoiti, por su parte, aunque admite que en pleno azote de la crisis es «legítimo» plantear el debate, no oculta su indignación ante lo que considera «desvaríos» de algunos políticos, un saco en el que incluye a López, a Mendia y las críticas de Urkullu a Fernando Llorente. «Quiero decidir el futuro de ese dinero como socio, no como político», subrayó el líder popular, convencido de que solo la «masa social» del Athletic puede decidir sobre la gestión del club. «No se debe meter la nariz desde la política en el Athletic, que es lo que nos une a todos los vizcaínos, porque así solo lo fastidiamos», zanjó.


Fuente: El Correo