miércoles, 11 de julio de 2012

El nuevo San Mamés era necesario y gusta, pero su aforo se considera insuficiente

Encuestados consideran que será representativo para Bilbao, aunque no será igual de especial que el actual San Mamés

El nuevo San Mamés era necesario y gusta, aunque el aforo de 53.000 personas que tendrá la nueva casa rojiblanca se considera insuficiente. Son algunos de los datos que se recogen de una serie de cuestiones que se planteaban en un formulario que fue difundido en redes sociales y foros, a fin de conocer la opinión de la gente en torno a diversas facetas del futuro estadio del Athletic Club.

En el formulario, se planteaban unas cuestiones y los voluntarios debían señalar su grado de acuerdo con la cuestión valorándolas del 1 al 10. El 1 significaba estar totalmente en desacuerdo con la cuestión planteada y el 10 totalmente de acuerdo. Asimismo, otras cuestiones daban a elegir una respuesta entre varias.

Como se exponía antes, el nuevo San Mamés es del agrado de los encuestados, tanto de forma genérica como en lo que a su fachada se refiere, una innovadora envoltura confeccionada con piezas metálicas y de ETFE verticales torsionadas. Los encuestados creen en su amplia mayoría que la construcción de un nuevo estadio era totalmente necesaria, pero mayoritariamente se considera que dispondrá de un aforo demasiado reducido. Según los resultados, el aforo ideal sería de 60.000 espectadores. Por otro lado, se ve con buenos ojos que el estadio posea instalaciones públicas, que el 25% de los encuestados afirma que utilizará, mientras el 41% aún no sabe si hará uso de ellas o no.

En cuanto al coste del nuevo coliseo bilbaíno, que rondará los 150 millones de euros, la dispersión de resultados hace pensar que se trata de una cuestión difícil, además, la mayoría de respuestas señalan un 5, es decir, que o no entran a valorar su coste o no tienen una opinión formada al respecto.

La encuesta también reveló que la gente ve el nuevo 
San Mamés  como un elemento que será muy representativo para Bilbao. Sin embargo, a pesar de que la respuesta ofrece dispersión de resultados, se considera que el nuevo estadio no logrará ser igual de especial que La Catedral.

Otro de los datos que revela el formulario, es que las obras del futuro campo del Athletic interesan y los encuestados las siguen mayoritariamente. Pero con la construcción del nuevo San Mamés, el nuevo tendrá que ser derribado. Y no es que tarde mucho en llegar el histórico momento en que uno de los templos del fútbol mundial caiga. El diputado general de Bizkaia, afirmó hace poco tiempo en un programa de televisión, que le gustaría despedir el viejo estadio con un concierto con un gran artista sobre el escenario.

Lo cierto es que según el test, la idea de finalizar la andadura de una catedral futbolística con una cosa que no sea fútbol o Athletic, no cala en la afición. El 3% sí que sigue la idea de José Luis Bilbao, pero otro 93% se pone de parte de homenajear San Mamés con un partido. El porcentaje restante decidió no contestar a la pregunta. Además, si el estadio se despidiera con un encuentro, el rival elegido sería un contrincante de talla mundial (55%), aunque la idea de que el contendiente sea el Real Unión, equipo que inauguró 
San Mamés  frente al Athletic, tampoco se ve con malos ojos, con el 33% de apoyo. En caso de concierto, la posibilidad que más gusta es la de contratar un grupo o artista de talla mundial (59%), seguido de un artista o grupo vasco (20%) y quedando como tercera opción un grupo o artista concretamente vizcaíno. Con el derribo de La Catedral, se irá uno de los iconos del Athletic y Bilbao. El arco. Sin ningún tipo de dudas, a la afición le hubiera gustado ver el ya mítico símbolo coronando el nuevo templo de los leones. No podrá ser. Por ello, la última pregunta del test daba a elegir entre las diversas opciones que se hicieron públicas sobre el posible uso del arco una vez deje de sostener la tribuna principal. La opción que más convence, con un 50%, es la de situarlo como monumento histórico en Bilbao. La segunda opción preferida es la de usarlo como puente para cruzar la ría (31%). Las otras opciones más rezagadas, son las de trocearlo para venderlo y la de fundirlo. Curiosamente, las dos últimas son las, que hoy en día, tienen más posibilidades de realizarse.

Añadimos aquí el estudio completo de las respuestas y preguntas.


Desde estas líneas queremos agradecer el trabajo al promotor de la iniciativa, Jonathan, y a todos los que habéis participado. Eskerrik Asko!