jueves, 7 de junio de 2012

Solo para socios durante año y medio

Cuando el nuevo San Mamés luzca orgulloso, concluido del todo, mostrando todos los encantos de un estadio nuevo y atractivo, dará cobijo en su vientre a 53.332 aficionados. Esas cifras responden al aforo de la instalación una vez esté rematada del todo, pero esa fecha es aún lejana aunque el estadio, según las previsiones que se manejan a pie de obra podría estar operativo para septiembre de 2013, tal y como anunció DEIA en exclusiva el pasado martes. En esa fecha, si finalmente el estadio puede echar a andar en la competición, el campo estará concluido en el 75 % de su graderío: lo que significa tres de las cuatro tribunas. Entonces, la nueva infraestructura, será capaz de recibir a los 36.000 socios que se esperan para septiembre del próximo año porque las gradas podrán absorber hasta 37.000 butacas. Esas mil plazas que se sobrepasan los números de socios, responderían exclusivamente a compromisos e invitaciones del club, pero no a la venta de billetes para el público en general, algo descartado mientras la instalación únicamente disponga de las tres cuartas partes de aforo como oferta.

Z. Alkorta - Nuevo San Mamés - 2012-06-06

Y es que las fuentes consultadas por este periódico estiman que durante año y medio, con el campo únicamente operativo en sus tres cuartas partes, no habría sitio disponible para que los aficionados sin carné pudieran acceder al campo. El problema es que no existe espacio material para que los que no dispongan de título de socio puedan acomodarse en las tres de las cuatro tribunas construidas para esas fechas.

Frente a estas restricciones propias de los ritmos de construcción, únicamente se contemplaría la instalación de una grada portátil, comúnmente conocida como mecanotubo, para algunos partidos de Liga, los menos, y obligatoriamente para los duelos de competición europea, si la hubiera, por exigencias de la UEFA, cuya normativa exige que el 5% del aforo, estimado en 1.800 entradas partiendo del aforo de 37.000 que entonces dispondrá el la nueva infraestructura, se reserven al equipo rival. Bajo este mandato del organismo del fútbol europeo, el Athletic tendría que elevar una grada supletoria sobre el fondo abierto, el cuarto de campo que quedaría por cerrar, y que responde a la actual tribuna principal de San Mamés. Esa sería la solución para poder acoger en el nuevo estadio partidos europeos.

El resto, salvo contadas excepciones, se deberán disputar en un campo que acogerá 37.000 asientos durante año y medio y del que solo disfrutarán los socios por falta de espacio para el público en general. Más tarde, concluido el flamante nuevo campo, que corre veloz para emerger, si el ritmo de las obras continúa, en septiembre de 2013, San Mamés abrazará a 53.332 aficionados entre socios y público.

En cuanto a la fachada exterior, y en los partidos que se disputen por la noche, se estudia la opción de crear efectos en rojo y blanco para insuflar pasión a la instalación a modo del que se realiza en otros estadios como el Allianz Arena que se ilumina de rojo el color de su propietario, el Bayern de Munich , aunque está propuesta no está del todo concretada. De cualquier manera, la luminotecnia para la formación de los efectos no sobrellevaría coste alguno puesto que está dentro de los parámetros que se manejan y que se le elevan a 150 millones de euros. La nueva instalación también incidirá en el cuidado del césped y por eso se apostaría por una cubierta traslúcido para que el sol llegue con más fuerza al césped en las zonas que más padecen las sombras a imagen y semejanza del Veltins Arena, el moderno estadio del Schalke 04, rival del Athletic en la Europa League.

95 PALCOS VIP El nuevo San Mamés también dispondrá de 95 palcos VIP que únicamente podrá comercializar el Athletic. Cada habitáculo, al que podrán acceder tanto empresas como particulares aunque no sean socios, que pueden ser adquiridos o alquilados. En cada palco VIP habrá sitio para diez localidades y su uso no se circunscribirá únicamente al tiempo de los partidos puesto que cada palco contará con un acceso independiente por lo que pueden ser empleados durante los 365 días del año. El nuevo campo también contempla la ubicación de restaurantes y el museo del club.

Fuente: DEIA