martes, 7 de febrero de 2012

Un ramo para Pichichi

El capitán del Mirandés rendirá hoy homenaje al mítico jugador bilbaino minutos antes de que comience la cita de la semifinal copera

Manda la tradición que todos los clubes que visitan San Mamés por primera vez han de cumplir con un ritual. El capitán del equipo sube al antepalco del estadio justo antes de comenzar el partido para hacerle una ofrenda floral al busto de Pichichi, el apodo con el que se conocía desde la infancia a Rafael Moreno, uno de los primeros goleadores del Athletic. El Mirandés ya tenía encargado ayer el correspondiente ramo con el que la entidad rojilla quiere sumarse a este peculiar y tradicional homenaje que se llevará a cabo en los prolegómenos del partido de esta noche.

Normalmente, lo suelen hacer los capitanes del Athletic y del equipo visitante, así que Andoni Iraola por parte local e Iván Agustín o el futbolista que porte mañana el brazalete en el Mirandés serán los encargados de dar realce a este simbólico acto. Iván Agustín es el primer capitán, aunque está lesionado; Pablo, Mujika e Iribas son, por este orden, los que le siguen en el escalafón, así que uno de los cuatro es el que lo realizará.

No es la primera vez que el Mirandés juega en San Mamés, aunque sí que es el estreno ante el primer conjunto rojiblanco en La Catedral. «Por si acaso, se lo preguntamos a ellos en la comida entre directivas, para no meter la pata. Y así es, además aquel día ganamos 0-1 y ese partido lo jugó Pepe Uslé. Es un tema que salió a colación en la conversación que manteníamos con los responsables del Athletic», indicó ayer el portavoz del Mirandés, José Ignacio Ugarte al mencionar al hoy responsable del área deportiva del club. Aquella cita corresponde a la campaña 1977/78 con Pedro Mari Beascoechea en el banquillo.

Pichichi nació en Bilbao el 23 de mayo de 1892, era sobrino del escritor bilbaíno Miguel de Unamuno y en 1911 comenzó a jugar en el Athletic, con el que disputó 17 partidos en los que marcó 10 tantos y otros 72 del campeonato regional vizcaíno, en los que anotó 68 (todavía no existía la Liga española). Con el equipo vasco conquistó cuatro Copas del Rey y cinco campeonatos regionales.

El primer gol
Fue el primer jugador en marcar un gol en San Mamés, en concreto en la inauguración del estadio el 21 de agosto de 1913, en el partido el Athletic-Racing de Irún (1-1). Pichichi, que tenía la costumbre de jugar con un pañuelo blanco anudado en la cabeza, murió a los 30 años como consecuencia del tifus. Fue uno de los mejores goleadores de la época y como reconocimiento a sus logros el Athletic levantó el busto en su honor en 1926 y el diario deportivo Marca dio su nombre al trofeo otorgado al máximo goleador de la Liga española de fútbol. Se entregó por primera vez en la temporada 1952/53.

Un total de 56 clubes en el campeonato de la regularidad -el último que ha tenido este gesto ha sido el Xerez-, otros tantos en la Copa - el Alcorcón en la pasada edición dejó el último ramo-, además de europeos -Paris Saint Germain, Salzburgo y Slovan Bratislava en la Europa League de esta temporada-, también protagonizaron este acto de homenaje antes de empezar sus encuentros frente al equipo de Bilbao.

El Mirandés, por lo tanto, va a ser uno de los últimos clubes que realizará la ofrenda a Pichichi en el actual San Mamés, el mítico estadio bilbaíno que tiene ya las horas contadas porque ya se levanta San Mamés Barria, el que será nuevo coliseo de la entidad vasca. La primera piedra para su construcción se colocó el 26 de mayo de 2010 y el inicio de las obras comenzó oficialmente el 25 de junio del mismo año. El estadio estaría totalmente concluido en 2014. El Athletic Club comenzará a jugar en él a partir de la temporada 2013/14, debido a que el actual campo será derribado en esas fechas.

Así que si se cumple el calendarios y no hay sorpresas inesperadas durante el proceso de construcción del 'heredero', al actual estadio le queda de vida temporada y media. Es en su recta final cuando el equipo de Miranda va a poder disputar un choque de competición oficial ante la escuadra bilbaína. El futuro San Mamés tendrá un aforo para 55.500 localidades, también contará con 122 palcos VIP y 303 plazas de aparcamiento subterráneo.