domingo, 19 de febrero de 2012

Dos 'Catedrales' en la primavera de 2013

El nuevo San Mamés, que convivirá durante meses con el actual, empieza a levantarse mañana. EL CORREO desvela el aspecto que tendrá la obra 

IGOR BARCIA ibarcia@elcorreo.com | BILBAO..-

El nuevo San Mamés comenzará desde mañana a cobrar vida. Hasta ahora, las obras del futuro campo se han sentido, pero apenas se han dejado ver. En el solar contiguo a 'La Catedral', y tras una valla metálica, el constante trasiego de obreros y maquinaria ha tenido como objetivo la excavación de la huella que ocupará el coliseo, el movimiento de tierras y la cimentación correspondientes. Pero, en los próximos meses, el estadio rojiblanco mostrará su cara y se dará a conocer poco a poco a Bilbao, puesto que se aborda de forma inminente una de las fases más esperadas por aficionados y ciudadanos, la construcción de su esqueleto.

Según ha podido saber este periódico, la Unión Temporal de Empresas compuesta por Inbisa Construcción, Altuna y Uria, Acciona y Murias darán forma a la nueva 'Catedral' con unos trabajos que comenzarán mañana mismo, después de que la mesa de contratación de San Mamés Barria le adjudicara a finales de 2011 uno de los grandes contratos del proyecto, la estructura metálica y de hormigón. O, lo que es lo mismo, el armazón del estadio rojiblanco. De este modo, tras semanas y semanas de tajo sobre el terreno, el nuevo templo del Athletic comenzará a levantarse y a coger cuerpo con celeridad. En concreto, el tiempo estipulado para levantar el recinto es de unos 15 meses.

Tal y como se avanzó cuando se presentó el proyecto, el estadio se edificará en dos fases. En la primera se alzarán tres de las cuatro tribunas, ya que el equipo seguirá jugando en el actual campo. La UTE está convencida de cumplir con su compromiso de ejecución, con lo que la estructura de hormigón y la cubierta estarán finalizadas en torno a la primavera del año que viene. Después llegará el proceso de acondicionamiento de las tres gradas mencionadas, consistente en colocar la piel exterior, que desde hace un par de meses está siendo testada en la tribuna principal del actual estadio, y toda la infraestructura interior. Cuando estén terminadas y el césped preparado, el Athletic pasaría a disputar los partidos en su nueva casa en torno a marzo de 2014, si se cumplen los plazos previstos.

Consumado el traslado al escenario vecino, cuya capacidad provisional rondará los 40.000 asientos, será el momento de derribar la vieja 'Catedral', un proceso que tardará medio año en completarse. Cuando ese terreno esté liberado, la UTE integrada por Inbisa, Altuna y Uria, Acciona y Murias volverá a reunirse con el objetivo de acometer la construcción de la cuarta y última grada para cerrar de forma definitiva el anillo del nuevo estadio. Su aforo será de 53.000 espectadores y verá la luz en 2015, según se anunció en su día desde la sociedad encargada de gestionar uno de los proyectos estrella de la ciudad. Esta fase, la cuarta después de las tareas de movimiento de tierras, excavación y cimentación, se adjudicó en diciembre después de que cinco UTE's presentaran sus ofertas a la mesa de contratación de San Mamés Barria. Finalmente se concedió al planteamiento más económico de dichas sociedades y la alzada del armazón costará algo menos de 30 millones de euros.

La contratación sirvió para que la entidad formada por Diputación, Gobierno vasco, Athletic, BBK y Ayuntamiento se ahorrara 15 millones. Los socios acogieron con satisfacción dicha reducción respecto a los planes originales. Hay que recordar que los cuatro primeros aportan 50 millones de euros, aunque el Ejecutivo foral y el club incluyen en esa cantidad los terrenos cedidos, valorados en cada caso en 17 millones. El Ayuntamiento, por su parte, no cobra los impuestos de la obra, cifrados en 12 millones. Hasta el momento, ya se han licitado más de 57 millones de los 152 presupuestados, lo que supone un significativo 37% del coste total.

A pleno rendimiento

Según explicó a este periódico Javier Campos, gerente de la UTE, desde mañana mismo el solar donde se edificará el nuevo San Mamés va a funcionar a pleno rendimiento. «No hay tiempo que perder, y desde este lunes (mañana) tenemos intención de entrar, metiendo materiales y empezando a prepararnos para acometer la construcción», explicó. De hecho, por la mañana, las cuatro empresas que forman la sociedad temporal tienen previsto firmar el acuerdo protocolario que les permita abordar de inmediato las tareas previstas, que suponen la parte más 
 espectacular de las que se han realizado hasta el momento. «Hasta ahora se ha afrontado una tarea complicada y poco visible, como es la de vaciado y cimentación. Ahora de lo que se va a hablar es de que va a coger forma el estadio, porque se va a ver su estructura», declaró el gerente.  

Para el jefe de obra de Inbisa Construcción, se trata «de un reto precioso. A nivel personal y a nivel de empresas. Porque yo soy bilbaíno, del Athletic, y poder formar parte del grupo de empresas que va a levantar el nuevo San Mamés es un orgullo. Además, vamos a construir un edificio que va a ser representativo, y por tanto estamos muy satisfechos de formar parte de este proyecto». Su mayor dificultad, explica, está vinculada a la estructura metálica de la cubierta del estadio por sus monumentales dimensiones. «Somos empresas con mucha experiencia, así que yo no hablaría de mayores poblemas o retos complicados de abordar. En principio, se trata de una labor donde la coordinación entre gremios tiene mucha importancia. Y, por lo demás, lo más complejo tendrá que ver con los trabajos en altura, puesto que la estructura utiliza piezas muy grandes. Será espectacular verla», subrayó Campos.

Según se avanza desde la UTE, los tiempos de la obra no obligan en principio a realizar un trabajo a contrarreloj. «Creo que es un plazo correcto, que podemos abordar sin mayores complicaciones. Nos hemos comprometido a ello y, salvo un imprevisto grave, entregaremos nuestra obra sin agobios». En concreto, los responsables manejan un plazo en torno a los 15 meses. Eso sí, Campos reconoce que en los momentos de mayor agitación del día coincidirán más de un centenar de personas en el tajo, a las que se sumarán otras cien «correspondientes a personal indirecto, gente que no se ve pero que también guarda relación con los trabajos para el nuevo campo. Es una labor compleja que va a ocupar a un montón de gente», admite el gerente, que se muesta expectante ante el inminente arranque de las obras.

Con esta fase activada, el nuevo San Mamés pone una marcha más a su construcción, que comenzó de forma simbólica el 26 de mayo de 2009, cuando se colocó la primera piedra con presencia de políticos, directivos del Athletic y futbolistas de ayer y hoy del club rojiblanco. A partir de ahora, y a medida que el recinto tome cuerpo, los aficionados podrán 'poner cara' a ese proyecto que han visto en una maqueta y en infografías y que es tan esperado. Un campo 'cinco estrellas', con todo tipo de detalles y, lo más importante, con una capacidad para 53.000 espectadores que acabe con las estrecheces e incomodidades del actual San Mamés. Para 2015, si no hay contratiempos de última hora, el Athletic podrá jugar ya sus encuentros en su espectacular nueva 'Catedral'.

El remate del polideportivo

Eso sí, no se podrá decir que estará finalizada del todo, puesto que ese año está previsto que dé comienzo la construcción del nuevo polideportivo que irá en los bajos del estadio y que ocupará finalmente una superficie de 2.777 metros cuadrados. Se invertirán 3,3 millones de euros, y su principal característica será una piscina olímpica, de 50 metros, además de contar con un área de gimnasios y una zona de spa. El polideportivo se convirtió en una pieza clave para desbloquear el conflicto que mantenían los diferentes socios de San Mamés Barria -Athletic, Ayuntamiento, BBK, Diputación y Gobierno vasco- a la hora de repartir y dar utilidad a los espacios destinados a uso público.

Mientras el Consistorio se decantaba por el polideportivo, Lakua reservaba para su espacio -unos 3.300 metros cuadrados- otros equipamientos: una pista de atletismo de 60 metros, el Centro Vasco de Salud y Deporte y el Centro de Innovación Deportiva. La primera se concentrará en la salud en el deporte y coordinará la futura Agencia Vasca Antidopaje. El Centro de Innovación es un I+D+i que se dedica a la innovación e investigación aplicada al deporte.

Fuente: El Correo