sábado, 14 de mayo de 2011

'La Catedral' premia el talento rival

Jugadores como Xavi, Laudrup y Zidane han recibido el aplauso de la afición rojiblanca por su categoría

IGOR BARCIA ibarcia@diario-elcorreo.com | BILBAO..-

Casi un siglo de vida da para mucho. Grandes triunfos, momentos épicos, partidos que forman parte de la centenaria historia del Athletic... Desde que se construyó San Mamés, en 1913, 'La Catedral' y la afición rojiblanca han ido de la mano hasta hoy, creando en cada partido una aureola y un clima especiales que han sido reconocidos por buena parte de los clubes que pisan el recinto bilbaíno para afrontar sus encuentros. Cuando se habla de la afición de San Mamés, hay dos dichos que sobresalen. «Es la mejor afición del mundo» y «es una afición diferente». Pero, ¿son frases tópicas o tienen una base sólida? Lo cierto es que, analizando lo que dicen muchos de los rivales que han jugado en San Mamés, todo apunta a lo segundo.

Porque si por algo se han destacado los seguidores de 'La Catedral' con el paso de los años es por su saber estar y por el respeto al rival. Una cosa es apoyar a muerte a sus jugadores, y otra es aceptar con deportividad que el contrincante ha sido mejor, o que un futbolista ha sobresalido por encima de todos y se merece una ovación por su actuación. Pues eso es lo que ha sucedido históricamente en San Mamés, y por eso se ha convertido en un campo respetado y admirado por la mayoría de los que tienen la oportunidad de jugar en él. En este reportaje, la voz la tienen aquellos para los que 'La Catedral' no es la visita a un estadio de fútbol cualquiera, sino a un recinto cargado de historia y batallas épicas.

Respeto culé

Que el entrenador del considerado mejor equipo del mundo, que ha visto ganar al Barcelona en los recintos más reconocidos del planeta, se deshaga en elogios hacia San Mamés tras jugar los octavos de final de Copa esta temporada, es significativo. Sucedió que Pep Guardiola, tras empatar el pasado mes de enero a uno con el Athletic y certificar la clasificación para cuartos de final, liberó tensiones y sentimientos en la rueda de prensa. Y fue muy claro: «Ha sido un honor vivir San Mamés en su máxima expresión. La afición del Athletic tiene que estar muy orgullosa de sus jugadores y ellos de su afición. En este campo no ves el momento en que se acabe el partido», admitió el técnico culé.

Lo cierto es que, dada la centenaria historia del Athletic, los duelos ante sus grandes rivales -Real Madrid y Barcelona- han dejado escritas páginas brillantes con el paso de los años. Pero es precisamente en estas últimas campañas, con el club azulgrana arrasando en prácticamente todas las competiciones, cuando el sentimiento de respeto mutuo se ha expresado con mayor claridad. Por ejemplo, hay que recordar que en la misma eliminatoria, Xavi Hernández salió ovacionado por el público de San Mamés. Después, el centrocampista catalán respondió a esos aplausos con su agradecimiento público. «Allí siempre me han tratado muy bien. No es la primera vez que me llevo una ovación en 'La Catedral' y se me puso la piel de gallina. Estoy muy agradecido a la gente de San Mamés por ello», dijo Xavi, mientras Gerard Piqué declaró que «ha sido un placer jugar en 'La Catedral'. Qué gran estadio y qué gran afición».

Desde luego, Xavi es un futbolista que causa admiración entre la afición del Athletic, a la que le gusta este tipo de jugador tan talentoso como humilde. Su gesto tras ganar la final de Copa en Valencia al Athletic le permitió hacerse un hueco en el corazón de los seguidores rojiblancos, puesto que dio la vuelta de honor a Mestalla luciendo una bandera del club bilbaíno. Todo un detalle.

Pero Xavi no ha sido el único jugador rival ovacionado en San Mamés. Sin remontarnos en la historia a grandes como Di Stéfano y Cruyff, y centrándonos en las últimas décadas, quién no recuerda como Michael Laudrup o Zinedine Zidane, ambos en el Real Madrid, se llevaron los aplausos de los seguidores del Athletic después de cuajar actuaciones para el recuerdo. Eusebio, Villa, Messi... son nombres que se suman a esta lista de admirados. Como dice Luis Enrique, ex del Sporting, Real Madrid y Barça, «jugar en San Mamés, con una afición como la del Athletic, es un gustazo para cualquier futbolista».

Y no sólo ellos hablan así. Entrenadores como Preciado o Míchel se han deshecho en elogios en recientes entrevistas a este periódico. El exfutbolista del Real Madrid lo resumió con claridad. «Me llama la atención que la gente hable del himno del Liverpool en Anfield. Yo les respondo que si no han ido a San Mamés a escuchar el del Athletic. Cuando van a salir y todo el mundo canta. Es algo incomparable ponerte en el túnel y escucharlo. Por eso se ganan la solera los campos». Y las aficiones. Como la de San Mamés.