viernes, 18 de marzo de 2011

Un mes de campaña, 2.000 nuevos socios

EL ATHLETIC, CON LOS DE LA PRIMERA FASE, LLEGA A LOS 3.500 SOCIOS BARRIA Y RECAUDA 4,5 MILLONES DE EUROS

ANER GONDRA

Cuando los dirigentes del Athletic se sentaron meses atrás para buscar un plan de financiación para el nuevo San Mamés no tuvieron que levantar un laberinto de hipotéticos números condicionados por muchas variantes. Muchos fueron los que tildaron los planes de Fernando García Macua como una bilbainada cuando afirmaba que los 33 millones que el club tenía que aportar para la construcción del estadio se cubrirían íntegramente con el dinero resultante de los nuevos socios que reclutara el Athletic. El propio Macua fijaba una cifra de nuevos afiliados para finiquitar los gastos: 4.500. Bilbainada o no, Macua sabía de lo que hablaba, y es que contaba con un importante activo: la inusitada fidelidad de la afición rojiblanca. Falta mes y medio para que termine la segunda fase de captación de los denominados Socios Barria y ya han pasado por las oficinas del club 3.500 nuevos socios. Con un millar más, el Athletic tendrá resuelta su aportación en metálico al nuevo San Mamés.

A mediados del pasado diciembre el Athletic comenzó con los primeros pasos de captación de socios. Aunque para muchos había quedado en el olvido, se rescató una lista elaborada en 1995 por el entonces presidente, José María Arrate, en la que cerca de 5.000 personas aportaban 5.000 pesetas para reservarse el derecho de ser socios cuando las circunstancias del club lo permitiesen. El club se dio un plazo, después ampliado, para contactar con aquellos socios en potencia y exponerles las nuevas condiciones que se presentaban ante la inminente construcción del nuevo campo. Se hizo pública entonces la figura de los Socios Barria, quienes abonarían una cuota de inscripción para tener muchos de los derechos y deberes de los socios convencionales y poder elegir en su día un asiento del nuevo estadio tras abonar la cuota correspondiente a la localidad seleccionada. El 28 de enero el Athletic dio por concluida esa etapa en la que contactó con los que demandaban ser socios tres lustros atrás. El balance se dio por bueno, ya que el club reclutó 1.489 nuevos socios.


SEGUNDA FASE Semanas más tarde, el 16 de febrero, Fernando García Macua, en una de esas comparecencias que últimamente parece repartir estratégicamente, anunció que se abría la segunda fase de captación de Socios Barria en la que cualquier aficionado que lo desease podría solicitar su ingreso en el club. Esta nueva etapa se va a mantener hasta el próximo 30 de abril, fecha a partir de la cual la cuota de inscripción aumentará a 1.450 euros, 150 más de lo que se comprometen a pagar ahora y 250 euros más de lo que pagaron en la primera fase los integrantes de la lista creada hace 15 años.

Cuando se cumple un mes de esa segunda fase, el balance es positivo a todas luces. Más de 2.000 personas han adquirido en estos treinta días la condición de Socio Barria, por lo que la masa social del Athletic ha incrementado en los dos meses de captación en 3.500 socios, solo mil menos de los que Fernando García Macua apuntaba como necesarios para cubrir gastos.

La cifra alcanzada en tan poco periodo de tiempo, tan solo dos meses de campaña entre las dos fases, da cuenta del compromiso con el club existente en la calle y la expectación que se ha venido arrastrando desde hace años. Algo, sin duda, alimentado y magnificado por las escasas posibilidades del actual San Mamés.

Los 3.500 nuevos socios han supuesto la entrada de 4,5 millones de euros en las arcas de Ibaigane. Es decir, que en solo dos meses el Athletic ha recibido una cantidad que supone el 7% de su presupuesto anual, o el 13,6% de los 33 millones que le costará el nuevo San Mamés al club.

Tal vez el millar de socios que le falta a Macua llegue antes del 30 de abril, o tal vez lo haga en futuras campañas de captación, pero todo apunta a que no andaba lejos el presidente cuando pronosticaba llegar hasta el doble de lo necesario: los 9.000 nuevos socios. Crecerá la masa social y engordarán las arcas.

Fuente: www.deia.com