martes, 25 de mayo de 2010

El Gobierno vasco entra en San Mamés Barria con un millón de euros

El acto en el que se formalizará su incorporación tendrá lugar mañana a las 11.00 horas en Ibaigane, justo una hora antes de la colocación de la primera piedra 



El Gobierno vasco ha autorizado hoy su entrada en la sociedad "San Mames Barria" con una aportación de un millón de euros, lo que supone una participación del 14,15%. La participación en el proyecto se articula como garantía de que la gestión y explotación de la nueva instalación sea pública y de que se vincule a usos públicos y permanentes.

Los derechos que como socio corresponden a la Administración de la Comunidad Autónoma del País Vasco serán ejercitados por la persona titular de la dirección competente en materia de patrimonio y contratación, en este caso, el consejero de Economía, Carlos Agirre.

El acto en el que se formalizará su incorporación tendrá lugar mañana a las 11.00 horas en Ibaigane, justo una hora antes de que se proceda a la colocación de la primera piedra, que tendrá lugar frente a la puerta del palco del actual campo de fútbol, donde se habilitará una carpa. El lehendakari, Patxi López, presidirá mañana este acto, al que también asistirán el presidente del Athletic, Fernando García Macua, el diputado general de Vizcaya José Luis Bilbao, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, y el presidente de la BBK, Mario Fernández.
Cuatro socios

'San Mamés Barria, SL' es una sociedad con forma de responsabilidad limitada que está participada por el Athletic Club, la Diputación foral de Vizcaya, el Ayuntamiento de Bilbao y la Bilbao Bizkaia Kutxa. El capital social de la entidad asciende a la cifra de 6.066.103 euros.

Tras un proceso de deliberación y negociación la entidades que lo conforman estimaron de interés la participación del Gobierno vasco en el referido proyecto, dada su trascendencia social y el carácter emblemático del mismo como infraestructura deportiva de referencia, al objeto de darle el debido impulso institucional y someterlo a un pertinente control público.

Fuente: El Correo