martes, 4 de mayo de 2010

26 de mayo, bautizo del nuevo San Mamés

LA COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA YA TIENE FECHA, DÍA EN QUE SE COMENZARÁ A CONSTRUIR EL FUTURO ESTADIO DEL ATHLETIC 
SE CERRARÁ UNA LARGA ESPERA DE TRES AÑOS TRAS VARIOS RETOQUES DEL PROYECTO INICIAL 


PAKO RUIZ



BILBAO. El nuevo San Mamés ya conoce la fecha de su bautizo, lo que ofrece su punto emotivo. O sea, el 26 de mayo de 2010 pasará a los anales como el día en que se puso la primera piedra del que será la nueva joya de la corona del Athletic, con lo que se pone fin a una especie de culebrón en torno al momento en que se visualizaría el inicio de la construcción del futuro coliseo rojiblanco. Un acto que arrancará a las 12.00 horas, con la presencia de las máximas autoridades institucionales de Bizkaia y Euskadi.
Ya no hay marcha atrás. Así se ilustró el pasado 19 de octubre cuando se presentó en sociedad el proyecto que calificó entonces de definitivo, aunque en los últimos seis meses ha sufrido pequeños retoques. Los socios de San Mamés Barria (Athletic, Diputación Foral de Bizkaia y BBK) ven, por tanto, consumado un largo deseo que será realidad tres años después de que se formara esta sociedad, que en un futuro inmediato verá aumentado su número de patronos con la entrada en la misma del Ayuntamiento de Bilbao y el Gobierno vasco.
El solar que albergará el nuevo estadio, en los terrenos donde se asentó en el pasado la antigua Feria Internacional de Muestras de Bilbao, dará paso a una actividad frenética que se alargará en el tiempo durante cinco años, aunque será antes, durante la temporada 2013-14, cuando abra sus puertas para acoger los encuentros del conjunto rojiblanco pese a que no se haya culminado para entonces la edificación total del complejo (estarán construidas tres cuartas partes), cuyo coste de construcción se eleva a 157 millones de euros, diez menos de los previstos en la última presentación oficial.
San Mamés Barria ya publicitó el pasado sábado el anuncio en el que sacaba a concurso público (el plazo para las empresas interesadas expira el próximo día 12) la contratación de los servicios de demolición de los cimientos y desescombro de los terrenos, primeros trabajos que se entienden como el pistoletazo de salida al proceso constructivo del estadio, que lucirá sus cinco estrellas con una capacidad de 53.000 espectadores, ampliable a 3.000 más en un futuro según avanzó César Azkarate, el arquitecto de la firma Idom encargada del diseño de la infraestructura.
Este 26 de mayo de 2010 supondrá, por tanto, un antes y un después. Tras muchos quebraderos de cabeza en las negociaciones entre las partes implicadas, la "novena maravilla", como la ha denominado José Luis Bilbao, diputado general de Bizkaia, empezará en poco más de tres semanas a tomar cuerpo, pese a que haya sido objeto de un intenso y desagradable, por momentos, debate, fomentado especialmente por el Gobierno López, que se ha empeñado en lanzar continuos órdagos, con el señuelo de los 55 millones de euros que aportará Lakua, de cara a imponer al complejo una serie de usos públicos que no ha encontrado a día de hoy el consenso necesario entre los socios de San Mamés Barria.
Con todo, éste parece cercano, como ya anunció dos meses atrás Fernando García Macua, quien reconoció que se "ha asumido que en el nuevo campo se van a desarrollar usos públicos", ya que, añadió, "se ha buscado el espacio, se ha hecho el trabajo técnico y ahí se demuestra el compromiso y el esfuerzo de los socios de San Mamés Barria para que esa integración sea posible".
Lo cierto es esta primera fase de las obras, cimentación y movimiento de tierras, es común a toda la edificación, por lo que no es necesario conocer exactamente las características de esa zona de 5.434 metros cuadrados de superficie, ubicada en un sótano debajo de una de las tribunas, destinada a esos usos públicos, cuyo aprovechamiento, según explicó García Macua, corresponde al Athletic, el cual, en función de los acuerdos que alcance con los socios de la sociedad, lo delegará.
IMPACTO ECONÓMICO La primera piedra se colocará doce días después de que España y Portugal presenten ante la FIFA su candidatura conjunta para organizar el Mundial de 2018 y en la que Bilbao se postula como una de las sedes de la misma, las cuales se conocerán el próximo 15 de julio. En caso de que prospere esta candidatura, la capital vizcaina volverá a saborear una Copa del Mundo 36 años después.
Precisamente, un Mundial supone una enorme fuente de beneficios. Así se contempla en el informe redactado por Idom, adelantado por DEIA el pasado 18 de septiembre, que contempla que el nuevo estadio generará 584 millones de euros de ingresos, es decir más del triple del coste de construcción.
Los números, en este sentido, son demoledores. Por cada euro de inversión pública en la edificación, se estima un retorno en concepto de recaudación tributaria de 90 céntimos derivados del impacto generado por la actividad, por lo que 92 millones volverían a su punto de origen. Además, el proceso constructivo del estadio revertirá en la creación de 5.600 nuevos puestos de trabajo, con el añadido de que la explotación por la actividad propia del mismo implica el mantenimiento de 356 empleos anuales.
Unas conclusiones que trasladó García Macua al lehendakari Patxi López en la reunión que mantuvieron en Lehendakaritza siete meses atrás y que desmontaron las tesis anteriores de algunos de los miembros de su Gabinete, que llegaron a manifestar que "nadie nos ha mostrado un estudio que avale la potencialidad del campo como generador de riqueza".
El Gobierno López ha tenido que asumir una realidad que no sólo seduce a gran parte de la masa social del Athletic, sino a una mayoría de la ciudadanía y tejido empresarial de Bizkaia. El 26 de mayo de 2010, por tanto, quedará marcado como una fecha histórica para el Athletic, que ya espera a su nueva joya de la corona.

Fuente: Deia